Salud

¿Cómo los medicamentos contra el VIH pueden reducir las mutaciones del COVID-19?

Si el VIH impulsa la evolución del SARS-COV-2, se debe aumentar la cobertura de medicamentos antirretrovirales, aseguran científicos.

Sudáfrica debería impulsar la provisión de medicamentos antirretrovirales para millones de personas infectadas con el VIH para reducir potencialmente la posibilidad de que surjan nuevas variantes de COVID-19, dijeron científicos.

En un estudio revisado de una víctima del VIH con adherencia limitada a una terapia antirretroviral, o programa ART, los científicos dirigidos por Alex Sigal del Instituto de Investigación de Salud de África con sede en Durban, Sudáfrica, analizaron las mutaciones que se desarrollaron cuando la mujer tuvo el SARS-CoV-2 durante 216 días.

El VIH, el cáncer avanzado y algunas otras enfermedades inhiben el sistema inmunológico, lo que permite que otras infecciones se arraiguen. El tratamiento con ART restaura la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones.

“Caracterizar la evolución del SARS-COV-2 en geografías específicas puede ayudar a predecir las propiedades de las variantes que provienen de estas regiones”, dijo Sigal en la versión preliminar revisada, que se presentó el martes. “Si la inmunosupresión por el VIH avanzado impulsa la evolución del SARS-COV-2, se debe aumentar la cobertura de TAR para prevenirla”.

Si bien Sudáfrica tiene el programa de TAR más grande del mundo, también tiene 8.2 millones de personas infectadas con la enfermedad. Varios de sus vecinos tienen altas tasas de prevalencia del VIH. Aunque la mayoría de los enfermos en la nación más industrializada de África están en tratamiento, varios millones no lo están. La pandemia ha perturbado aún más los programas.

Que ómicron se desarrolló en una persona inmunodeprimida es solo una hipótesis. Otras sostienen que el coronavirus cruzó de nuevo a un animal, mutó y luego infectó a un humano. Otra posibilidad es que el SARS-CoV-2 muta silenciosamente en un área con poca vigilancia y bajo acceso a la atención médica, como Sudáfrica, donde la secuenciación de muestras de Covid-19 es comparativamente alta.

La nueva variante que se desarrolló en la mujer sudafricana comenzó como una infección con la cepa del virus original, identificada por primera vez en Wuhan, China.


Se tomaron cultivos de virus aislados el día seis, el día 20 y el día 190, denominados D6, D20 y D190, después de la infección. La muestra propagada del día 190 evadió los anticuerpos producidos a partir de infecciones o vacunas anteriores a un nivel similar al de la variante beta. Las muestras del día seis y del día 20 no escaparon de los anticuerpos.

El virus D190 tenía una capacidad “pronunciada” para escapar de los anticuerpos producidos en respuesta a una infección con delta, la variante que se extendió por todo el mundo este año.

“La fuerza impulsora detrás de la evolución de D190 puede haber sido la presencia de niveles muy bajos de anticuerpos contra el SARS-COV-2, que pueden seleccionar mutaciones de escape de anticuerpos”, dijeron los científicos.

Los investigadores advirtieron que solo una persona de 93 infectadas por el VIH en el estudio mostró una fuerte evolución del coronavirus. Aún así, eso podría significar que alrededor de 80 mil personas en Sudáfrica podrían ser susceptibles de albergar Covid-19 durante largos períodos, lo que le permitirá mutar, dijeron.

El potencial de cambio del COVID-19 no es específico de una infección de alguien que es VIH positivo, sino de una infección por el coronavirus de cualquier persona con un sistema inmunológico suprimido, dijo Sigal por mensaje de texto.

La persona fue en gran parte asintomática durante su infección, comentaron los científicos.

Una explicación de la ausencia de síntomas podría ser que el virus “tenía una baja patogenicidad para empezar”, dijeron. “La variante ómicron ha surgido a medida que este trabajo se estaba revisando y tiene mutaciones en muchos de los mismos sitios que el virus en evolución”, que fue el tema del estudio, añadieron los científicos.

Un estudio separado publicado esta semana por científicos dirigidos por Sigal mostró que la vacuna contra COVID-19 producida por Pfizer y BioNTech era menos efectiva contra ómicron que las variantes anteriores.

Si la “cepa descrita en este trabajo y ómicron comparten un mecanismo evolutivo común, ómicron puede tener una serología similar a la beta, un escape sustancial pero incompleto de la inmunidad neutralizante provocada por las vacunas de ARN mensajero, y un fuerte escape de la inmunidad provocada por delta, que puede conducir a reinfecciones”, dijeron los científicos en el estudio preliminar. “Aún se desconoce si otras características también podrían compartirse, como una patogenicidad potencialmente leve”.

Ómicron ha causado alarma a nivel mundial, ya que parece ser más transmisible que las cepas anteriores. Aún así, la evidencia preliminar de los hospitales es que puede ser menos grave.