Salud

El epidemiólogo que quiere tener listo a México para la próxima pandemia

Keynes García considera que a casi dos años del inicio de la pandemia los hospitales están más preparados para atender este virus

Las primeras noticias que se daban sobre un virus desconocido que, afectada a China, atrajeron de inmediato la atención del epidemiólogo guerrerense Keynes García Leguizamo, “sabía que iba a llegar así y con esa dimensión, debíamos prepararnos para enfrentarlo”.

A casi dos años de que se tuvieron las primeras noticias de este virus, la pandemia por COVID-19 ha dejado claro que el número de epidemiólogos en México y en estados del sur como Guerrero es muy reducido y se requiere incentivar a jóvenes médicos a tomar este camino, explicó en entrevista con El Financiero.

Originario de Arcelia en la Tierra Caliente, el doctor Keynes García recuerda que su padre que trabajaba como taxista tuvo que migrar hacia Estados Unidos por lo que él empezó a laborar también en su ciudad natal el taxi, esto siendo aún un adolescente.

Esos años fueron de mucho trabajo pero lo hacía con gusto, porque lo que ganaba servía también para enviar dinero a sus hermanos que estudiaban en Acapulco. Su mamá, profesora de primaria, siempre lo llevó de la mano por el camino del estudio, hoy tienen dos especialidades: medicina forense y epidemiología.

Pero antes de decidirse a estudiar medicina, buscó ser piloto aviador, también intentó ingresar a la Policía Federal de Caminos, pero el destino finalmente lo regresó a Guerrero y lo colocó en la carrera que hoy está en el centro de la atención y en donde está seguro, puede incidir positivamente en la vocación de miles de jóvenes guerrerenses, para que la entidad no sólo tenga más doctores, sino más especialistas en un campo que lo requieren todas las áreas: Epidemiología.

En entrevista García Leguizamo, director de Epidemiología del Hospital General de Acapulco, ubicado en El Quemado y subdirector Académico en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), considera que la epidemiología “siempre ha sido un área que es de mucha importancia igual que cualquier especialidad, pero es la única área que interviene en todo. Pediatría ocupa epidemiologia, Ginecología, Cirugía, Urgencias, todas ocupan epidemiologia”.

Sin embargo, las carencias son muchas, pues por ejemplo en el Hospital General de Acapulco, de un total de 18 médicos registrados con esa especialidad hace un par de años, hoy sólo hay cuatro, ya que los demás se jubilaron; por eso tiene muy claro que una de las tareas que debe emprenderse en la entidad es fomentar que más jóvenes estudien medicina en su alma mater, la UAGro y eventualmente la especialidad. La UAGro considera, puede llegar a ser una de las mejores en el país, tal como hoy es vista la UNAM o el IPN y dejar de ser vistos como “el patito feo”.


Todo se puede revertir, asegura, “hoy los maestros que estamos tenemos la fuerza y el compromiso para hacerlo, me he enfocado, por ejemplo, en seguir los modelos de otros países primermundistas y adaptarlos para que se puedan aplicar aquí; se bien que no son las mismas condiciones ni los mismos presupuestos, pero todo se puede hacer; el interés de sacar la Facultad de Medicina adelante y con calidad es porque siempre le digo a mis alumnos, ustedes me van a atender a mí y a mis nietos, tal vez yo ya no voy a estar, pero a mis nietos quiero que los atiendan bien, que no haya error en un diagnóstico, que haya una buena interpretación de los signos, síntomas y de los estudios de laboratorio, para que pueda salir adelante el paciente y por eso una buena enseñanza de parte de nosotros es vital, y por ello mejorar las clases es una de mis prioridades”.

Las dos especialidades médicas que tiene, le han permitido estudiar en otros países, como en España y Suiza, y fue una experiencia que dice, quiere que los jóvenes guerrerenses tengan, por ello ha trabajado en la firma de convenios con universidades de otros países para que más estudiantes conozcan y tengan otra visión sobre la medicina y de cómo cambia la vida.

Keynes García considera que a casi dos años del inicio de esta pandemia, quizás ya pasó lo peor en tema de salud, ya que hoy los hospitales están más preparados para atender este virus; un ejemplo es que ya hay ventiladores de alto flujo o medicamentos para atender el COVID-19, los cuales no existían, pero eso no significa que el virus haya desaparecido, por el contrario, cada año o cada seis meses —dependiendo como mute el virus, como hoy sucede en otras partes del mundo y hay una nueva alerta por la variante Omicron de Sudáfrica--, se tendrá que aplicar una vacuna regularmente para estar protegidos y por eso, nadie aún debe bajar la guardia.

También lee: