Nacional

¿El 5 de mayo es día de descanso oficial? Esto dice la ley

¿Te urge un ‘descansito’? Te contamos si el Día de la Batalla de Puebla está marcado como día de descanso obligatorio.

El 5 de mayo es una fecha de celebración en México porque se conmemora la Batalla de Puebla, en la cual el Ejército Mexicano venció al ejército francés en 1862, pero, ¿sabes si este día está marcado como descanso oficial en la ley? Te contamos.

Aunque el 1 de mayo sí es considerado como día obligatorio de descanso, el Día de la Batalla de Puebla no está registrado como día oficial de asueto en la Ley Federal del Trabajo, por lo que deberás acudir a la oficina o escuela para que cumplas con tu horario normal de labores.

Y a todo esto, ¿por qué se desencadenó la batalla en 1862?

Benito Juárez se encontraba como presidente durante 1861 en México; sin embargo, con las constantes movilizaciones que había en el país, tuvo que declararse en ruinas, además de que tenía deudas que los conservadores contrataron con banqueros europeos para pagar la Guerra de Reforma durante 1857.

De acuerdo con el sitio del gobierno del Estado de México, la deuda era de 80 millones de pesos y se dividía entre los siguientes países:

  • 69 millones para los ingleses.
  • 9 millones para España.
  • 2 millones para Francia.

El 17 de julio de 1861, Benito Juárez declaró una moratoria de dos años en el pago de deudas a los prestamistas extranjeros; sin embargo, la Alianza Tripartita amenazó con invadir el país si estas no se saldaban totalmente a los tres países de Europa.

España e Inglaterra lograron negociar con el presidente Juárez los términos de pago de la deuda, pero cuando todavía se realizaban negociaciones, llegó a Veracruz un contingente de tropas francesas bajo el mando de Charles Ferdinand Latrille.

Juárez sabía que ese hecho significaba una guerra inminente, por lo que se organizó para proteger la Ciudad de México y ordenó la fortificación de Puebla. Creo también al Ejército de Oriente, al mando al general Ignacio Zaragoza.

Finalmente, el 5 de mayo de 1862, después de una tortuosa batalla, los franceses terminaron por retirarse del país, con un saldo de 500 bajas en su batallón contra 100 de las tropas mexicanas.