Mundo

Habrá ‘pelea’ entre Donald Trump y Joe Biden: Obtienen los apoyos necesarios para ser candidatos

Sin llegar si quiera a la mitad de las elecciones primarias en Estados Unidos, Donald Trump y Joe Biden ya tiene la calificación suficiente para ser candidatos.

Tanto Donald Trump como Joe Biden obtuvieron los suficientes delegados para que incluso antes de que terminen las elecciones primarias de sus partidos, ya sean los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos, abriendo la puerta a una ‘revancha’ de los comicios de 2020.

Ambos aspirantes aseguraron este martes 12 de marzo las nominaciones presidenciales de sus partidos con victorias decisivas en una serie de primarias de bajo perfil, estableciendo una revancha en las elecciones generales que muchos votantes no quieren.

El resultado de las contiendas en Georgia, Mississippi y el estado de Washington nunca estuvo en duda. Ni Biden, un demócrata, ni Trump, un republicano, enfrentaron una oposición importante. Pero la magnitud de sus victorias le dio a cada hombre la mayoría de delegados que necesitaba para reclamar la nominación de su partido en las convenciones nacionales de verano.

Ni siquiera a mitad del calendario de las primarias presidenciales, el martes marcó un momento cristalizador para una nación incómoda con sus elecciones en 2024, que definirán si Joe Biden amplía su mandato otros cuatro años o si vuelve el polémico Donald Trump.

Con información de The Associated Press.

Joe Biden, por otros cuatro años al frente de EU

Bloomberg


Biden superó los mil 968 delegados requeridos con una victoria primaria en Georgia, según AP. Ganó por poco ese estado en las elecciones generales de 2020.

A diferencia de Trump, que derrotó a varios rivales republicanos de alto perfil, incluido el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, Biden no enfrentó una oposición significativa en la carrera por su segunda nominación presidencial.

El presidente pronunció el jueves pasado un encendido discurso sobre el Estado de la Unión destinado a calmar las preocupaciones de los votantes sobre su edad y exponer lo que está en juego para su segunda carrera contra Trump.

Biden dijo en un comunicado de su campaña que se sentía “honrado de que la amplia coalición de votantes que representan la rica diversidad del Partido Demócrata en todo el país hayan puesto su fe en mí una vez más para liderar nuestro partido -y nuestro país- en un momento cuando la amenaza que plantea Trump es mayor que nunca”.

Trump, por la revancha

Donald Trump ha conseguido la nominación presidencial republicana, culminando un sorprendente regreso político impulsado por el agravio y la venganza y entrando formalmente en lo que se perfila como la elección general más larga y costosa de los últimos tiempos.

El expresidente cruzó el martes por la noche el umbral del número de delegados necesarios para convertirse en el candidato republicano, informó Associated Press. Eso le da a Donald Trump rienda suelta para consolidar la operación política del Partido Republicano y centrar plenamente su atención en una revancha con el presidente Joe Biden.

De ser elegido, Trump ha prometido erradicar el llamado “Estado profundo” de los funcionarios públicos, tomar medidas enérgicas contra la inmigración ilegal, promulgar políticas comerciales proteccionistas y restringir el papel de Estados Unidos en el mundo.

Trump dejó la presidencia como un paria nacional después de sus esfuerzos por anular las elecciones de 2020, que culminaron en los disturbios en el Capitolio del 6 de enero de 2021. Fue el primer presidente estadounidense en ser acusado dos veces. Desde que dejó el cargo, ha sido acusado de cuatro casos penales, luchando contra 91 cargos de delitos graves por acusaciones relacionadas con su intento de revertir su derrota ante Biden, su manejo de documentos clasificados y pagos a una estrella de cine para adultos.

Trump anunció su tercera candidatura presidencial en noviembre de 2022 tras el decepcionante desempeño de los republicanos en las elecciones de mitad de período, un resultado que algunos miembros de su partido le echaron en cara.

Más de una docena de aspirantes republicanos se presentaron contra Trump, incluidos varios antiguos aliados, entre ellos la exembajadora de las Naciones Unidas, Nikki Haley, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y su propio vicepresidente, Mike Pence.

Sin embargo, los cargos penales galvanizaron a los votantes republicanos en torno al expresidente, mientras que sus competidores realizaron campañas defectuosas y fracasaron. La última rival republicana de Trump, Haley, puso fin a su campaña después de las elecciones del Súper Martes de la semana pasada. El dominio de Trump en las primarias de 2024, en las que ganó todas las contiendas menos dos, indica que el Partido Republicano todavía le pertenece a Donald Trump.

También lee: