Mundo

Récord de muertes de delfines por la guerra en Ucrania ¿por qué son parte de las víctimas?

Los científicos dicen que sus investigaciones se ven obstaculizadas por el hecho de que no existen protocolos para proteger a los mamíferos marinos durante la guerra.

La guerra entre Ucrania y Rusia no sólo ha cobrado vidas humanas; según reportes de The Guardian, ha habido un aumento en la muerte de delfines en el Mar Negro y el conflicto armado puede ser la principal causa.

Los especialistas creen que el aumento en la contaminación acústica en el norte del Mar Negro se debe a 20 barcos rusos y demás actividades militares.

El ruido causado por el conflicto pudo conducir a los delfines al sur, a las costas turcas, donde se quedan varados o atrapados en redes de pesca.

Según la Fundación Turca de la Investigación Marina (Tudav) en las costas del Mar Negro se han encontrado 80 delfines muertos.

Las investigaciones de Tudav dieron a conocer que los animales murieron a causa de haberse enredado en redes de pesca.

“El trauma acústico es una de las posibilidades que me vienen a la mente”, dijo Bayram Öztürk, presidente de Tudav, aunque enfatizó que era importante ser cauteloso. “No tenemos pruebas de lo que el sonar de baja frecuencia puede causar en el Mar Negro porque nunca hemos visto tantos barcos y tanto ruido durante un tiempo tan prolongado, y la ciencia siempre exige pruebas”.

Las armadas comúnmente confían en el sonar para detectar submarinos enemigos desde grandes distancias. Debido a que los mamíferos marinos también dependen del sonido para comunicarse y otras funciones, el ruido submarino puede tener efectos graves, incluso fatales, en los cetáceos.

Es posible que el ruido submarino permanente no mate directamente a los animales, pero aún podría perturbarlos y dañarlos gravemente, dijo, ya que los delfines y otras especies pueden dirigirse a un territorio desconocido para tratar de evitarlo. “Podría ser la causa de la migración masiva de poblaciones de peces y cetáceos hacia el sur”, dijo.

Los científicos dicen que sus investigaciones se ven obstaculizadas por el hecho de que no existen protocolos para proteger a los mamíferos marinos durante la guerra. “Hay docenas de barcos en el Mar Negro, pero ni siquiera sabemos con qué frecuencia usan el sonar”, dijo Öztürk.


También lee: