Mundo

Subvariante BA.2 de ómicron ‘aprieta’ en EU: representa más de un tercio de nuevos casos

En la región de Nueva York, el linaje representó más de la mitad de las nuevas infecciones, según datos de los CDC.

Más de una tercera parte de los nuevos casos de COVID-19 reportados en Estados Unidos la semana pasada fueron causados por la subvariante BA.2 de ómicron, un incremento notable pues la semana pasada la subvariante fue relacionada con una de cada cuatro nuevas infecciones en el país, informaron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

El linaje más contagioso del coronavirus fue más común en Nueva Inglaterra y en la región de Nueva York, donde representó más de la mitad de todas las nuevas infecciones, de acuerdo con la dependencia.

Si bien los casos de COVID han seguido disminuyendo a nivel nacional, la ciudad de Nueva York experimentó un aumento de las infecciones de aproximadamente 33 por ciento, a 924 durante la semana que finalizó el 19 de marzo, según un recuento separado de casos de la agencia, aunque esto estuvo muy por debajo de los niveles vistos durante la ola provocada por ómicron.

No se cree que la subvariante BA.2 sea más peligrosa que otras cepas, aunque hay indicios de que es más infecciosa.

Este cambio en la tendencia ‘reproduce’ algo visto en Reino Unido, donde los casos empezaron a aumentar a finales de febrero, aproximadamente al mismo tiempo que la subvariante BA.2 representaba más de la mitad de las infecciones en todo el país.

La información publicada este martes por los CDC confirma informes anteriores que señalaban que la subvariante ha aumentado en prevalencia en EU, según las pruebas secuenciadas de COVID en las últimas dos semanas. Las predicciones regionales muestran alguna variación, como se ha visto en oleadas anteriores.

Un estudio de Dinamarca, que experimentó un aumento temprano de casos relacionados con la subvariante BA.2 encontró que es más transmisible que la primera cepa de ómicron. Los informes de Reino Unido muestran que, aunque la variante no parece conllevar un mayor riesgo de hospitalización que ómicron, puede reinfectar a algunas personas. Se están realizando estudios para comprender mejor su capacidad de reinfección.