Mundo

Rusia vs. Ucrania: ¿Qué está en juego para la economía mundial por el conflicto?

La crisis ha llevado los precios del petróleo a 100 dólares por barril y también ha enviado temblores a otros mercados de productos básicos.

Una economía mundial que todavía se está recuperando de COVID-19 enfrenta nuevos riesgos por un aumento en el precio de la energía a medida que aumenta el enfrentamiento entre Occidente y Rusia.

Estados Unidos y sus aliados europeos dieron a conocer sanciones limitadas el pasado martes, en respuesta a la decisión del presidente ruso, Vladimir Putin, de reconocer dos repúblicas separatistas en el este de Ucrania, y advirtieron que podrían seguir sanciones más duras. Rusia, cuyas tropas se concentran alrededor de Ucrania, dice que no tiene planes para una invasión a gran escala.

La crisis ha llevado los precios del petróleo a 100 dólares por barril y también ha enviado temblores a otros mercados de productos básicos, amenazando con otra ola de presiones sobre los precios además de la inflación pandémica que ya es alta. Rusia es una potencia de materias primas y un proveedor clave de energía para Europa.

Las naciones occidentales están atrapadas entre el deseo de sanciones severas para disuadir a Putin y la preocupación de que ellas mismas sufran un retroceso. Por ahora, Europa y EU han evitado bloquear las exportaciones de energía de Rusia o congelarlas de las finanzas basadas en dólares. Aun así, el presidente estadounidense, Joe Biden, advirtió a sus ciudadanos el martes que habrá un precio que pagar en los surtidores de gasolina en casa.

A continuación se muestra un desglose de cómo una crisis en aumento en Ucrania podría dañar la economía mundial y quién puede perder más.

Europa está expuesta

Si bien no ha habido una interrupción física en los flujos de productos básicos, los temores de una escalada han hecho que los precios de todo, desde el petróleo y el gas hasta el trigo, los fertilizantes y los metales industriales, se disparen en las últimas semanas.

En Europa, que obtiene más de la mitad de su petróleo y gas de Rusia, los hogares ya están pagando facturas más altas por la electricidad y la calefacción. Los costos de la energía representaron más de la mitad de la tasa de inflación récord de la zona del euro en enero. La incertidumbre sobre los futuros suministros rusos podría empeorar aún más la situación.


Los funcionarios del Banco Central Europeo dicen que los precios de la energía persistentemente altos podrían retrasar la recuperación de la economía al dejar a los hogares con menos efectivo para gastar en otras cosas y reducir los márgenes de ganancias corporativas. Los economistas de JPMorgan redujeron su pronóstico de crecimiento para el primer trimestre para la zona euro del 1.5 por ciento al 1 por ciento, aunque todavía esperan que su economía vuelva a la senda de crecimiento previa a la pandemia para fin de año.

Alemania, que planea retirar todas sus plantas de energía nuclear para fines de este año, depende especialmente de las importaciones de gas, una de las razones por las que invirtió en el gasoducto Nord Stream 2 de 11 mil millones de dólares para duplicar los suministros de Rusia. El proyecto se completó el año pasado y esperaba la aprobación de los reguladores, pero ahora se suspendió como parte de las medidas contra Rusia.

Seguridad alimentaria

Tanto Rusia como Ucrania son importantes productores de trigo, y los precios han subido debido a que los comerciantes se preocupan por la posibilidad de que se interrumpan los envíos a través del Mar Negro. Eso es especialmente preocupante para los países del norte de África, donde la volatilidad en el costo del pan en el pasado provocó disturbios y derrocó gobiernos.

Las economías en desarrollo, donde los alimentos y la energía pesan más en los presupuestos domésticos, ya han tardado más en recuperarse de la pandemia que sus pares del mundo rico. También han tenido que aumentar las tasas de interés más rápido para controlar la inflación y evitar la fuga de capitales. Una gran escalada en el enfrentamiento de Ucrania, que eleva los precios de la energía y los alimentos, podría “requerir otra ronda de aumentos”, dijo Elina Ribakova, economista jefe adjunta del Instituto Internacional de Finanzas en Washington.

Los metales son otra área de riesgo. Un conflicto militar o sanciones más punitivas podrían interrumpir las exportaciones rusas de paladio, utilizado para fabricar los convertidores catalíticos que reducen las emisiones de los automóviles, o aluminio y acero, según un informe reciente de Rabobank. La importancia estratégica de dichos materiales podría hacer que sea menos probable que sean objeto de sanciones occidentales.

Riesgos políticos para Biden

Estados Unidos, a diferencia de Europa, es un importante productor y exportador de energía, por lo que su economía está menos expuesta. Aún así, existen riesgos políticos para Biden, cuyos demócratas deben defender las escasas mayorías del Congreso en las elecciones de este año, debido a los precios más altos de las bombas. En su discurso del martes, Biden indicó que Estados Unidos está trabajando con otros países para mitigar cualquier impacto, sin dar detalles.

Peter Harrell, un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional, le dijo a Bloomberg Televisión que las medidas contra Rusia no deberían dañar demasiado las cadenas de suministro de EU. “Hemos realizado un ejercicio de mapeo muy deliberado en los últimos meses para comprender dónde tenemos dependencias de Rusia y trabajamos con empresas para diversificarlas”, dijo.

Los funcionarios de la Reserva Federal, que se están preparando para comenzar a aumentar las tasas de interés para contrarrestar la inflación, advirtieron que la agitación geopolítica podría conducir a precios más altos.

Resiliencia mundial

Aun así, la mayoría de los economistas esperan que los aumentos de precios por el enfrentamiento de Ucrania sean de corta duración, lo que significa que no alimentarán las expectativas salariales ni impulsarán una inflación duradera. Eso permitiría a los bancos centrales apegarse a sus planes actuales, que implican endurecer la política monetaria lo suficiente como para amortiguar las presiones sobre los precios, pero no tanto como para descarrilar las recuperaciones posteriores a la COVID-19.

Incluso para Europa, el dolor probablemente será tolerable. Si bien Alemania es el segundo mayor socio comercial de Rusia, esos vínculos representan un pequeño porcentaje de su comercio total, y muchas empresas europeas ya redujeron su exposición a Rusia después de que fuera sancionado por anexarse Crimea en 2014.

Las preocupaciones del mercado sobre el escenario más extremo probablemente sean exageradas”, dijo Paul Donovan, economista jefe global de UBS con sede en Londres. “Los mercados olvidan que las personas se adaptan a las crisis y buscan eficiencias. En Europa, podríamos ver campañas para que la gente baje el termostato o trabaje desde casa. No detendría la economía”.

¿Fortaleza rusa?

Las sanciones de Crimea llevaron a Rusia a la recesión y a su sistema financiero a la crisis.

Desde entonces, el gobierno ha estado trabajando arduamente para proteger la economía de las sanciones. Ha alentado la producción nacional, reducido la deuda externa y acumulado reservas de divisas que ahora pueden reforzarse aún más gracias al alza de los precios de la energía.

En ausencia de un gran conflicto militar, es probable que la economía de Rusia siga expandiéndose, aunque Capital Economics pronostica que el crecimiento podría caer por debajo del 1 por ciento. A largo plazo, las sanciones estadounidenses y europeas probablemente frenarían el potencial de la economía.

¿China, el país ganador?

Incluso sin una escalada en la lucha o una serie de sanciones más severas, Rusia podría volverse hacia el este en busca de alivio económico a medida que se deterioran sus lazos con Occidente. China ya es el mayor socio comercial de Rusia, y los países han discutido la construcción de nuevos gasoductos para transportar gas ruso.

Rusia también ha estado trabajando con China para construir nuevos sistemas de pagos internacionales que puedan eludir el dólar y, por lo tanto, reducir la capacidad de Estados Unidos para ejercer presión a través de sanciones, además de reducir sus propias tenencias de dólares.

Las guerras son impredecibles

Los enfrentamientos geopolíticos y los conflictos militares son inherentemente difíciles de pronosticar. Las tensiones entre Rusia y Occidente podrían evolucionar en formas que ahora no parecen probables, como un éxodo a gran escala de refugiados de Ucrania a Europa occidental.

“Las guerras evolucionan de manera impredecible”, escribió David Kelly, estratega global jefe de JPMorgan Asset Management, en una nota reciente. “Nadie debe suponer que puede ver todos los impactos de una guerra desde el principio”.