Mundo

China quiere ser ‘adorable’... y que el mundo se olvide del COVID

Xi Jinping instruyó a los líderes del Partido Comunista a que promuevan una imagen respetable del país ante el mundo.

El presidente chino, Xi Jinping, instó a sus funcionarios a crear una imagen “digna de confianza, adorable y respetable” para el país, en una señal de que Pekín podría estar buscando suavizar su duro enfoque diplomático.

Xi dijo este lunes a los principales líderes del Partido Comunista que el país debe “hacer muchos amigos, unir a la mayoría y expandir continuamente su círculo con aquellos que entienden y son amistosos con China”, según la agencia oficial de noticias Xinhua. Pekín necesita “mantener el tono” en su comunicación con el mundo, y debería “ser abierto y seguro, pero también modesto y humilde”.

Los comentarios sugieren que Xi podría estar reconsiderando su estrategia de comunicación en el escenario global, al tiempo que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, trabaja para reforzar las relaciones entre ambos países debilitadas bajo las políticas de su predecesor. Xi ha dejado de lado la estrategia de “escondite” del partido de décadas que consiste en mantener un perfil internacional bajo, y lo ha cambiado por una “diplomacia de un gran país”.


China ha respondido cada vez más a las violaciones percibidas de sus intereses fundamentales por parte de países extranjeros con medidas comerciales, prohibiciones de viaje y protestas diplomáticas, un enfoque a veces criticado como diplomacia del “lobo guerrero”.

Wang Yiwei, director del Instituto de Asuntos Internacionales de la Universidad de Renmin y exdiplomático chino, dijo que la diplomacia más asertiva de China se produjo en respuesta a aquellos en Occidente que ven al país como una amenaza. Pero eso no ha logrado satisfacer al público nacional e internacional, dijo.

“Desde el inicio de la pandemia, se ha deteriorado la imagen de China en Occidente y esto debe tomarse en serio”, señaló. “El crecimiento del poder de China debe ser aceptado por el mundo. Ese sería el poder verdadero”.

Aún está por verse si el impulso tendría algún impacto en las políticas de China en disputas con países como Estados Unidos, Australia o la Unión Europea, con los cuales han visto deteriorarse aún más sus lazos en los últimos meses. Las opiniones sobre China se volvieron muy negativas el año pasado en 14 países encuestados por el Centro de Investigación Pew, según datos publicados en octubre.

El énfasis de China en la superioridad del socialismo ha causado cierta preocupación en Occidente, expuso Wang, y el ridículo por el fracaso de otros países para contener el COVID-19 fue “un poco exagerado”.