Mundo

‘La situación es desesperante’: epidemia se agrava en Argentina, con récord de contagios y muertes

En las últimas 24 horas la nación sudamericana tuvo 35 mil nuevos casos confirmados de COVID-19.

Con más de 700 muertos y unos 35 mil contagios en las últimas 24 horas, Argentina batió su peor marca durante la pandemia de coronavirus.

El Ministerio de Salud informó el mates que 745 personas se sumaron a una lista víctimas de COVID respecto al informe de la víspera, mientras hay 35 mil 543 nuevos casos.

El total de decesos asciende a 71 mil 771 y son 3.3 millones los casos confirmados.


En tanto, hay unas 5 mil 813 personas internadas en unidades de terapia intensiva (UTI), con lo cual el promedio de ocupación de camas a nivel país está en 72 por ciento, según cifras oficiales.

“La situación es desesperante”, reconoció Claudio Belocopitt, presidente de la Unión Argentina de Entidades de Salud Privada. “Esto se veía, este es un virus atado a la circulación y todos sabemos que la circulación es alta y hay transgresiones enormes. Siguen existiendo las fiestas clandestinas y las reuniones sociales con un montón de gente”.

Los números récord se dieron a conocer a pocos días que concluya la vigencia del último decreto del presidente Alberto Fernández, que impuso toque de queda nocturno, cierre de escuelas, suspensión de actividades de esparcimiento en espacios cerrados y reducción del horario comercial en aquellos distritos con más casos.

Argentina evitó en 2020 el colapso sanitario con una estricta cuarentena impuesta en marzo y que recién se fue flexibilizando a partir de agosto, pero ahora enfrenta una más potente segunda ola de coronavirus sin consenso social para imponer un nuevo confinamiento y con indicadores económicos cada vez más preocupantes que limitan el margen de acción del gobierno.


“No nos estamos cuidando, todos estamos cansados y amargados por la pandemia, pero es lo que nos toca vivir”, dijo el presidente Fernández horas antes de darse a conocer el reporte oficial. “En estos términos debemos seguir (las restricciones)”, adelantó sin dar mayores detalles.

“Hay que cortar la circulación violentamente”, opinó Belocopitt. “Nuestro proceso de vacunación viene lento y esta es una de las herramientas que tenemos”.

Unas 10 millones de personas recibieron la vacuna, pero sólo dos millones tienen las dos dosis sobre una población de 45 millones.