Mundo

No tenemos a donde huir o escondernos: Palestinos viven en terror por bombardeos

En el reducido espacio de la Franja de Gaza tienen que vivir dos millones de personas

Gritos y escombros envolvieron a Umm Majed al-Rayyes cuando las explosiones la arrojaron de su cama en la ciudad de Gaza. Tanteando en la oscuridad, la mujer de 50 años agarró a sus cuatro hijos y echó a correr mientras las bombas israelíes impactaba su edificio de apartamentos el miércoles.

Mientras las bajas se acumulan por el estallido de violencia más severo entre Israel y la Franja de Gaza desde la guerra de 2014, al-Rayyes y otros palestinos en la línea de fuego enfrentaron una pregunta demasiado familiar: ¿Adónde deberíamos ir?

“Todo este territorio es un lugar diminuto. Es una prisión. Dondequiera que vayas, eres un objetivo “, contó al-Rayyes por teléfono desde la casa de un vecino, donde buscó refugio con sus hijos e hijas adolescentes y algunas bolsas de ropa después del ataque aéreo israelí que, según ella, llegó sin previo aviso.


En Gaza, un enclave costero donde viven dos millones de personas, no hay sirenas antiaéreas ni casas seguras. Los refugios temporales de las Naciones Unidas han sido atacados en años anteriores de conflicto. En los últimos dos días, los ataques aéreos israelíes derribaron tres enormes torres que albergaban importantes oficinas de Hamas y algunas empresas después de que el ejército israelí disparara tiros de advertencia, permitiendo que los ocupantes huyeran.

Los aviones de combate también atacaron sin previo aviso varios edificios residenciales, ubicados en vecindarios repletos donde vivían presuntos militantes de Israel. En total, más de 83 palestinos han muerto en Gaza desde el lunes, incluidos 17 niños. Entre los fallecidos había militantes y civiles, incluidos al menos dos mujeres y niños que murieron durante los ataques a edificios de apartamentos.

En un hospital de la ciudad de Gaza, familias angustiadas contaron que habían sacado a familiares ensangrentados de los escombros. Una mujer relató que su nieto de 4 años y su nuera embarazada murieron cuando un ataque aéreo israelí golpeó su edificio de dos pisos el miércoles.

“Los bombardearon sin previo aviso. La casa no tenía más que niños“, gritó Umm Mohammad al-Telbani en la morgue del hospital.

El Gobierno israelí ha acusado durante mucho tiempo a Hamas de utilizar a civiles como escudos humanos contra los ataques de represalia; los militantes a menudo lanzan cohetes desde áreas civiles y establecen centros de mando dentro de edificios residenciales. Sin embargo, Israel recibió fuertes críticas por su táctica de bombardear edificios durante la guerra de 2014 con Hamas.

Al recordar el horror de guerras pasadas, los residentes de Gaza afirman que sienten que ningún lugar es seguro. Tampoco pueden abandonar el estrecho territorio, uno de los lugares más densamente poblados del mundo. Ha estado bajo un paralizante bloqueo israelí-egipcio desde que Hamas tomó el control en 2007. A lo largo de sus fronteras, Gaza está rodeada por vallas tachonadas de sensores, muros de hormigón, barreras de acero galvanizado y el mar Mediterráneo, donde Israel restringe los barcos.

“No hay ningún lugar a donde correr, no hay ningún lugar donde esconderse”, agregó Zeyad Khattab, un farmacéutico de 44 años en la ciudad de Gaza, que huyó a la casa familiar donde creció en el distrito central de Gaza de Deir al-Balah con una docena de parientes cuando las bombas golpearon su rascacielos residencial.

“Este terror es imposible de describir”, dijo.

A medida que Hamas y otros grupos militantes dispararon cientos de cohetes contra ciudades israelíes, incluida Tel Aviv, matando al menos a siete israelíes, creció la preocupación de que la última escalada de violencia podría convertirse en un conflicto prolongado. Los bombardeos de Hamas enviaron a cientos de miles de israelíes a refugios antiaéreos en todo el país y alcanzaron numerosos objetivos civiles, incluido un autobús y una escuela en la ciudad de Askhelon que estaba vacía porque las autoridades habían ordenado el cierre de todas las escuelas.

Entre las personas muertas por el fuego indiscriminado en los centros de población israelíes se encuentran tres mujeres y dos niños, lo que sembró el miedo en ambos lados de la frontera.