Mundo

EU envía a diplomático a Israel en busca de desescalada del conflicto que asemeja a la guerra de 2014

La cifra de muertos en Gaza subió el miércoles a 43 palestinos, incluidos 13 niños y tres mujeres, de acuerdo con el Ministerio de Salud.

El presidente estadounidense, Joe Biden, envió a Oriente Medio al subsecretario adjunto para Asuntos Palestinos e Israelíes del Departamento de Estado, Hady Amr, con el objetivo de buscar una “desescalada” y mediar en el conflicto.

Rondas de cohetes salían desde Gaza mientras Israel bombardeaba el territorio este miércoles por la mañana, en el estallido de violencia más grave desde la guerra de 2014. El calibre de las hostilidades y la falta de un final claro recordaban al devastador conflicto de 50 días de hace más de siete años.

Los gobernantes de Hamas en Gaza y otros grupos armados han lanzado cientos de cohetes, que en ocasiones han sobrepasado las defensas antimisiles israelíes. El sonido de las sirenas antiaéreas y las explosiones llegó hasta Tel Aviv, la zona metropolitana más grande de Israel, y otras ciudades.


Los ataques aéreos israelíes han derribado dos torres de apartamentos en la Franja de Gaza, donde dos millones de palestinos viven bajo un asfixiante bloqueo de Israel y Egipto desde que Hamas tomó el poder del territorio en 2007. Los disparos de advertencia permitieron evacuar a los civiles de los edificios, pero los daños materiales serán inmensos. Israel fue muy criticada por emplear esa táctica durante la guerra de 2014.

La cifra de muertos en Gaza subió el miércoles a 43 palestinos, incluidos 13 niños y tres mujeres, de acuerdo con el Ministerio de Salud. Casi 300 personas resultaron heridas, incluidos 86 niños y 39 mujeres. Seis israelíes, incluidas tres mujeres y un niño, murieron entre el martes y la madrugada del miércoles por fuego de cohetes, y docenas de personas resultaron heridas.

Impulso diplomático

Los feroces enfrentamientos entre el ejército israelí y los escuadrones de cohetes en la Franja de Gaza estimularon un esfuerzo diplomático concertado para poner fin a los combates más serios para convulsionar el área.

Egipto, las Naciones Unidas y Estados Unidos pidieron calma mientras los implacables ataques aéreos israelíes y los bombardeos de cohetes palestinos aumentaban el número de muertos.


Los medios palestinos informaron que Egipto, que tradicionalmente ha mediado en los conflictos entre Israel y Gaza, enviará delegaciones separadas a cada lado el miércoles, y que Qatar también participó en contactos para alcanzar un alto el fuego.

Hamas dijo que no tenía información sobre la llegada de una misión egipcia, pero que había “contactos para detener la agresión”.

Mientras tanto, el Consejo de Seguridad de la ONU programó una segunda sesión de emergencia sobre la crisis para el miércoles.

El Gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, hizo un llamado el martes a Israel y Palestina para que cesen hostilidades y adopten medidas que contribuyan a la reducción de la violencia.

La violencia estalló abruptamente el lunes por la noche y los bombardeos se intensificaron drásticamente el martes cuando Hamas desató una andanada masiva de cohetes en la zona metropolitana de Tel Aviv, que abrumó las defensas antimisiles. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió que “Hamas pagará un precio muy alto por su agresión”, y siguió un torrente de ataques aéreos contra instalaciones militares, edificios utilizados por el grupo militante islámico y comandantes militares y de inteligencia clave.

‘Solo el comienzo’

Netanyahu advirtió que otros altos comandantes militantes serían blanco de asesinato. “Es solo el comienzo”, dijo en un hospital del área de Tel Aviv donde habían sido trasladados algunos de los heridos israelíes. “Los atacaremos de formas que nunca hubieran soñado”.

Las hostilidades se derivaron de semanas de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad israelíes y los palestinos en la disputada Jerusalén. La ciudad santa, hogar de santuarios judíos, musulmanes y cristianos, se encuentra en el corazón del conflicto palestino-israelí, y sus reclamos contradictorios han apuntalado el último enfrentamiento.

“La ocupación provocó este incendio en Jerusalén y es responsable de cualquier bombardeo que tenga lugar”, dijo el martes por la noche el líder de Hamas, Ismail Haniyeh. “Si la ocupación quiere escalar, entonces la resistencia está lista, y si quiere detenerse, la resistencia también está lista”.

La violencia ha desencadenado una ola de protestas de los árabes israelíes en apoyo de los palestinos, y enfrentamientos sin precedentes con judíos y destrucción de propiedades en varias ciudades. El martes se declaró el estado de emergencia en la ciudad central de Lod, donde judíos y árabes viven en una comunidad mixta, luego de que asaltantes árabes incendiaran sinagogas, tiendas y automóviles tras el asesinato de un residente árabe por un hombre judío en medio de disturbios día antes.

Israel y Gaza se han enfrentado repetidamente desde que Hamás tomó el control de Gaza en 2007, y han librado tres guerras, la última hace siete años.

Con información de Bloomberg y AP*