Mundo

Uso excesivo de la fuerza en Colombia desata ola de críticas del exterior

La semana pasada estallaron manifestaciones de protesta contra un plan del Gobierno del presidente Iván Duque para aumentar los impuestos.

Colombia se enfrenta a una ola de críticas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Unión Europea, Gobiernos extranjeros y organizaciones de derechos humanos por las duras tácticas policiales durante las recientes protestas.

El presidente de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el demócrata Gregory Meeks, expresó su preocupación por el “uso excesivo de la fuerza” y advirtió que la llamada Ley Leahy prohíbe a EU apoyar a fuerzas de seguridad involucradas en graves violaciones de derechos humanos.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU dijo en un comunicado que estaba “profundamente alarmada” por el hecho de que, el lunes por la noche, la policía abriera fuego contra los manifestantes en Cali, la tercera ciudad más grande de Colombia.


La Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos, o WOLA, una ONG que estudia los derechos humanos en la región, pidió a Estados Unidos que suspenda las ventas de equipos para controlar aglomeraciones a las fuerzas de seguridad colombianas. Human Rights Watch también criticó al Gobierno colombiano.

Al menos 20 personas han perdido la vida en todo el país en los últimos días en enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad. La policía dijo que casi 600 agentes resultaron heridos y que han sido atacados reiteradamente con armas de fuego.

El ministro de Defensa, Diego Molano, dijo que Colombia se enfrenta a una “amenaza terrorista de bandas del crimen organizado” que buscan desestabilizar ciudades como Bogotá, Medellín y Cali.

La semana pasada estallaron manifestaciones de protesta contra un plan del Gobierno del presidente Iván Duque para aumentar los impuestos. Los sindicatos tienen previsto realizar más marchas el miércoles a pesar de que la propuesta tributaria fue retirada y el ministro de Hacienda renunció.

Vándalos enmascarados dejaron fuera de servicio decenas de estaciones de la red de autobuses del transporte público de Colombia, mientras que los bloqueos de carreteras nacionales por parte de camioneros han afectado la distribución de alimentos. Productores de pollo afirman que cientos de miles de aves han muerto debido a la escasez de alimentos provocada por los bloqueos.

En un comunicado, la Cancillería colombiana dijo que se reunirá con diplomáticos extranjeros el miércoles para explicar la situación, y afirmó que Colombia es un Estado respetuoso de la ley que garantiza el derecho a manifestarse pacíficamente.