“Vivimos de recuerdos”
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

“Vivimos de recuerdos”

COMPARTIR

···
menu-trigger

“Vivimos de recuerdos”

bulletAlgunos comensales narran los recuerdos en cada una de las mesas del restaurante El Manolín.

Félix Córdova
26/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Sobre una mesa del Manolín cerca de la cocina se encuentra la señora Blanca Zapata, quien entre tazas de café confianza que este restaurante es uno de sus favoritos por los recuerdos que tiene con su esposo, dos Jesús Federico González.

Con 81 años de existencia, el Manolín se encuentra sobre la Calzada Madero, en la planta baja del edificio Santos, el cual conserva su fachada que fue influenciada por la corriente arquitectónica Art Deco.

Blanca Zapata y don Federico González son clientes del Manolín desde hace 56 años, y a pesar de la oferta de lugares que existe en la metrópoli, prefieren este lugar.

“Soy clienta desde hace 56 años. Mi esposo tenía su oficina en este edificio”, cuenta la clienta del Manolín.

“Las personas mayores nos encariñamos con los lugares de nuestros restaurantes tradicionales. Aquí se renovó un poquito, pero sigue siendo conservador. Yo vivo en San Pedro, pero siempre vengo hasta acá porque me gusta.

Se siente un lugar muy hogareño. Me siento como en mi hogar, y como te digo, las personas mayores tendemos a vivir de los recuerdos, y aquí tengo muchos recuerdos con mi esposo”.

Propiedad de Leticia Arizpe, la empresaria revela que uno de los secretos del Manolín es el ambiente familiar que se guarda al interior con el paso del tiempo, en donde sus empleados son como una familia.