El Futuro Nuclear de México
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El Futuro Nuclear de México

COMPARTIR

···

El Futuro Nuclear de México

Muchas películas y series de televisión tienden a asociar a la energía nuclear con catástrofes, impactos negativos y mala reputación de la industria, sin embargo emiten bajos niveles de CO2.

Opinión MTY Hablando de energía Alonso Elí Garcí
13/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Alonso Elí García
Alonso Elí García Fuente: Cortesía

La agenda mediática del país ha sido ocupada en los últimos meses con proyectos como la refinería Dos Bocas, la cancelación del NAIM y el Tren Maya, sin embargo, hace unos días salió a la luz un asunto muy radioactivo que hace referencia a la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, lo que evidencia que el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA), elaborado por la Secretaría de la Defensa Nacional y el Instituto de Ingeniería de la UNAM, no mencionaba la existencia y operación del Centro de Almacenamiento de Desechos Radiactivos (CADER).

La gente de la región conoce a este centro como “el panteón radioactivo”, el cual se encuentra a 13 kilómetros 630 metros en línea recta hacia el noreste del Aeropuerto General Felipe Ángeles, en Santa Lucía, el centro es manejado por el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ) y tiene como función confinar temporalmente los desechos radiactivos provenientes de todo el país.

Con este contexto y sin obviar el hecho de la peligrosidad de este panteón tan cerca del Aeropuerto en Santa Lucía, tenemos que darnos cuenta de una realidad mexicana: tenemos actividad radioactiva, pero aún más importante, tenemos actividad nuclear.

Muy poco escuchamos hablar de la Central Nuclear Laguna Verde, la cual es la única central nuclear de generación eléctrica de México. Laguna Verde se encuentra en el Estado de Veracruz y cuenta con una capacidad de 1640 MW instalada en dos unidades generadoras de 820 MW eléctricos cada una.

¿Por qué es importante recordar nuestra actividad nuclear? Durante las últimas dos décadas hemos visto muchos planes pero pocos resultados. Se han invertido millones de dólares en fuentes de “energía limpia” particularmente en energías de fuentes renovables, sin embargo las emisiones de CO2 están aumentando. Muchos gobiernos incluido México, se han olvidado de la energía nuclear como una opción confiable para abordar el problema de las emisiones de carbono, las cuales alcanzaron máximos niveles el año pasado. Según un informe publicado por el Proyecto Mundial del Carbono, las emisiones globales de CO2 provenientes de la quema de combustibles fósiles han aumentado en alrededor del 2.7 por ciento. Altamente grave.

La energía nuclear tiene uno de los mejores perfiles de emisiones de todo el espectro de fuentes de energía. Las emisiones de CO2 provenientes de una planta de energía nuclear moderna son tan bajas que prácticamente no existen, especialmente cuando se comparan con proyectos impulsados por el actual gobierno como las plantas de generación eléctrica a base de carbón.

Tan sólo en Nuevo León se presenta una gran oportunidad para la energía nuclear por la elevada contaminación industrial y una buena parte del parque vehicular que genera mucha contaminación al medio ambiente.

Debemos tomar conciencia de que alejarnos de la energía nuclear es contraproducente, si el Gobierno Federal realmente quiere abordar el problema del aumento de las emisiones de CO2, deberá considerar este tipo de generación. La SENER debe pluralizar aún más su portafolio energético para que el futuro sea realmente sostenible, la energía nuclear se vuelve poco a poco una necesidad.

Los proyectos de energía nuclear tienen sus desafíos, y gracias a películas y series de televisión, se tiende a asociar a este tipo de generación con catástrofes, impactos negativos y mala reputación de la industria, sin embargo países como Francia y Alemania lideran el combate al cambio climático y obtienen gran parte de su electricidad de este tipo de energía. Hoy China es la nación nuclear de más rápido crecimiento en el mundo.

Nuestro país debe tomar la decisión de aumentar la generación nuclear, sin embargo debe planificarse con cuidado y no a la ligera como los actuales proyectos de infraestructura impulsados por la 4T. Gran parte del riesgo real proviene de la incertidumbre política y de los obstáculos jurídicos y reglamentarios que actualmente están en nuestra legislación ¿Podremos con el reto?

Opine usted: aeli@eliszymanski.com

El autor es Socio del Despacho Elí & Szymanski así como Coordinador de asuntos energéticos de la Federación Franco Mexicana. También es asesor de la Comisión de Energía en la Honorable Cámara de Diputados.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.