Estados

Familiares de ‘El Mijis’ envían pruebas de ADN a Semefos de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas

El también activista, Pedro César Carrizales Becerra, cumplió este domingo 27 días de desaparecido. Familiares claman apoyo a las autoridades.

La Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí, tomó muestras de ADN al padre e hijos mayores del ex diputado local, Pedro Cesar Carrizales Becerra, y fueron enviadas a Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas en donde buscan al también activista desaparecido hace 27 días.

Las investigaciones para dar con el paradero de “El Mijis” avanzan, informaron allegados del potosino, quien se presume pisó tierra tamaulipeca al momento de su desaparición hace casi un mes.

El ADN de sus familiares ya está en Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, las entidades donde presuntamente cruzó a bordo de su camioneta roja marca Dodge tipo Journey modelo 2014, antes de su desaparición.

Autoridades cotejan el ADN con los cuerpos que se encuentran bajo resguardo en SEMEFOS de estas entidad fronterizas.

Esposa, hijos, amigos y seguidores del controvertido legislador y mantienen la esperanza de encontrarlo con vida. Miriam Hernández, esposa de Carrizales Becerra envió una carta al presente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para suplicarle su ayuda.

Hace 27 días se perdió contacto con el ex diputado, y la última geolocalización de su teléfono celular registro actividad en el municipio fronterizo de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

En días pasados familiares de Carrizales Becerra, acudieron a Ciudad Victoria, Tamaulipas a recibir los últimos reportes de la investigación, mientras los ruegos y oraciones no cesan.


Diario, Miriam Hernández, publica la fotografía de Pedro Cesar, y pide a los usuarios de redes sociales su ayuda para encontrarlo. Y aunque cuatro estados, colaboran con la búsqueda, y aseguran que las investigaciones avanzan, los días corren y el activista no aparece.

Pedro Cesar Carrizales Becerra, “El Mijis”, saltó a la fama mundial cuando se convirtió en diputado local arropado por la coalición, “Juntos Haremos Historia”, que integraron los partidos Morena, PT y el extinto PES, en 2018.

Carrizales Becerra creció en los barrios bajos de San Luis Potosí, fue pandillero, limpiaparabrisas y albañil. Luego de tocar fondo en el mundo de las drogas y a punto de perder la vida a causa de una puñada durante una riña, decidió rehabilitarse y comenzó su activismo para salvar a chavos banda.

Cruzó el país en bicicleta, llevó a las colonias de escasos recursos programas para el rescate de jóvenes drogadictos, impulso proyectos a favor de los migrantes, se unió a colectivos de diferentes Estados para buscar personas y se hizo acreedor al “Honoris Causa”, entre muchas cosas más.

Cuando logró una curul en el Congreso Local más de 70 países peleaban por una entrevista con “El Mijis”, su popularidad creció como la espuma. Sus tatuajes y esa manera peculiar de vestir y hablar, era todo lo contrario a los personajes de “cuello blanco” de la política mexicana. Era diferente y los reflectores se voltearon hacia él.

Como diputado local, impulsó la legalización del matrimonio igualitario y el aborto, la prohibición de las corridas de toros y peleas de gallos, la protección de niños con cáncer y su lucha incazable en pro de la igualdad.

Al inicio de su gestión, resultó ileso en un atentando, recibió amenazas en infinidad de ocasiones, fue atacado a pedradas, y el pasado octubre fue privado de su libertad, presuntamente por seguidores de Lalo Mora, cuando se dirigía a El Domo a manifestarse contra la presentación del cantante de música norteña en la capital potosina, lo dejaron tirado a bordo de carretera luego de 12 horas.