Entretenimiento

‘El estafador de Tinder’: Guardaespaldas de Simon Leviev anuncia demanda a Netflix

Peter, guardaespaldas del llamado ‘estafador de Tinder’ demanda a Netflix por violar sus derechos humanos.

El Estafador de Tinder, documental de Netflix, ha dado mucho de qué hablar desde su estreno este 2 de febrero, no solo por los testimonios que narran las historias de mujeres que fueron víctimas de fraude por un hombre que conocieron en la aplicación de citas, ahora uno de los personajes anunció que demandará a la plataforma de streaming.

En este documental se narra la historia de Simon Leviev, quien en la vida real se llama Shimon Yehuda Hayu y nació en 1990 en Tel Aviv, Israel, se cuenta que se hacía pasar por el hijo de un multimillonario.

La producción relata cómo Simone conocía a mujeres como Cecilie Fjellhøy, Pernilla Sjoholm y Ayleen Charlotte a través de Tinder y las convencía de prestarle altas sumas de dinero para ayudarlo a resolver graves problemas, sin embargo, luego desaparecía sin devolver los fondos.

¿Por qué demandarán a Neflix por ‘El estafador de Tinder?

El guardaespaldas de Simone, Peter, es presentado como alguien que se benefició del dinero obtenido con estafas, se explica que cumplía la función de mandar imágenes a las víctimas para mostrar a su jefe herido después de recibir una paliza y solicitar ayuda económica para auxiliarlo para escapar de sus enemigos.

Según declaraciones de su abogada Joanna Parafianowicz al portal LADbible, Peter no participó en estas actividades y por ello demandará a Netflix por violar sus derechos humanos.

Además, su defensora explica que Netflix no se puso en contacto con él antes de hacer el documental: “Nadie tiene derecho a privar a una persona de derechos básicos, como el derecho a la imagen y el derecho a la protección de los datos personales.

Destacó también que nunca se han presentado cargos en contra de Peter, aunque lo asocian con Simon Leviev, y la producción no pidió permiso para usar su imagen.

“Como resultado de la inesperada publicación de la película y su inmediata popularidad, mi cliente perdió el anonimato en un solo día, la capacidad de trabajar como guardaespaldas, probablemente para siempre, así como su reputación... Peter se encuentra ahora en un mal estado mental. Ambos creemos que incluso un gigante como Netflix no puede violar los derechos humanos básicos.”