Sentencian a 20 años a ex directivos de Stanford
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sentencian a 20 años a ex directivos de Stanford

COMPARTIR

···
Empresas

Sentencian a 20 años a ex directivos de Stanford

14/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
AP
 

Los últimos 2 acusados de ayudar al financista R. Allen Stanford a estafar inversionistas con más de 7,000 millones de dólares (mdd) en uno de los esquemas piramidales más grandes de Estados Unidos fueron sentenciados a 20 años de prisión cada uno.
 

Los abogados de Gilbert Lopez Jr., ex jefe de finanzas en una de las empresas de Stanford, y Mark Kuhrt, ex contralor mundial de otra compañía, pidieron condenas menos severas al argumentar que sus clientes no eran tan culpables como otros ex ejecutivos que recibieron penas significativamente menores.
 

Jack Zimmermann, abogado de López, argumentó al juez federal de distrito David Hittner que su cliente estaba "bajo la cadena" del imperio empresarial de Stanford y "no tenía autoridad para tomar decisiones en ninguna de las cosas que dieron forma a este fraude".
 

Richard Kuniansky, abogado de Kuhrt, declaró que su cliente creía que Stanford pedía préstamos legítimos a los inversionistas y que iba a devolver el dinero.
 

En su juicio el año pasado, López y Kuhrt fueron encontrados culpables de asociación ilícita para cometer fraude por medios electrónicos y de 9 cargos más derivados de este delito. Hittner sentenció a cada acusado a 20 años de cárcel. El juez también multó a López con 25,000 dólares y condonó la sanción económica a Kuhrt.
 

Los fiscales dijeron que Stanford, quien llegó a ser multimillonario, persuadió a los inversionistas para que compraran certificados de depósitos de su banco en la nación caribeña de Antigua y luego utilizó ese dinero para financiar una serie de negocios fallidos y su espléndido estilo de vida, que incluía yates, una flota de aviones privados y el patrocinio de torneos de cricket.
 

Jeffrey Goldberg expuso al juez que tanto López como Kuhrt ayudaron a ocultar el masivo fraude engañando a los inversionistas con los reportes y otros documentos de que su dinero estaba seguro en el banco de Stanford.
 

Goldberg agregó que ninguno de los ex directivos ha expresado remordimiento y consideró que penas largas en prisión enviarán mensajes a otros altos ejecutivos de que se enfrentarán a la ley si realizan operaciones fraudulentas.