Empresas

Y sí, faltaron las medicinas, AMLO: No se pudieron surtir 24 millones de recetas en 2021, según estudio

En comparación con 2020, hubo un incremento de 31% y más del triple con 2019, el último año sin pandemia.

Durante 2021, las instituciones de salud pública en México no consiguieron surtir más de 24 millones de recetas, 31 por ciento más que el año previo y más del triple contra las 7.5 millones de 2019, previo a la pandemia de COVID, reveló el estudio ‘Radiografía del Desabasto Informe de Transparencia en Salud 2017-2021′.

“La preocupación general se mantiene, no se ve un cambio en el tema, incluso podría complicarse. Al cierre de 2021 entre los dos procesos de compra consolidada de Insabi y UNOPS, menos de la tercera parte llegó a la última milla. Eso nos da idea del rezago que hay y el enorme reto del 2022″, expresó Enrique Martínez Moreno, vicepresidente de la consultora de venta a Gobierno, INEFAM.

En 2021 no se surtieron efectivamente 9.7 por ciento de las recetas de las principales instituciones de seguridad social: el IMSS tuvo más de 22 millones de recetas que no se surtieron efectivamente, y este es un problema generalizado para todos los sistemas de salud, refirió Frida Romay, jefa de la causa Salud y Bienestar Nosotrxs.

“No vemos que se tenga una propuesta distinta en 2022, si bien el Estado puede dar cuenta de qué se compra y no, sabemos que las licitaciones de este año no fueron tan exitosas como se esperaba, y no ha habido un cambio de estrategia real, o por lo menos que se hiciera público, con respecto a 2021, que es el peor año en temas de acción de medicamentos que tenemos registrado”, apuntó Andrés Castañeda, coordinador del colectivo Cero Desabasto.

El estudio también arrojó que durante 2021 el IMSS registró 11 mil 367 quejas y el ISSSTE 4 mil 168, lo que representó un aumento del 42.8 y 96.8 por ciento respecto al 2020.

Acorde con esto, se mostró que para acceder a medicamentos hay pacientes que tomaron la vía legal: mientras que en 2019 hubo unos 15 amparos promovidos en contra del Consejo de Salubridad General por la falta de medicamentos, para 2021 fueron casi 16 mil.

“Si no se resuelve el acceso a los medicamentos, las personas estarán usando cada vez más este tipo de instrumentos para preservar sus derechos. La salud es un derecho y no un favor. Es una herramienta que se está usando, pero el problema es que quien no tiene un amparo termina todavía más desprotegido y eso amplía la brecha”, agregó Castañeda.

El desabasto de medicamentos trajo consigo que los mexicanos los compraran, de ser posible, en el sector privado, de esta forma mientras la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que solo 20 por ciento esa gasto privado y el restante 80 por ciento sea público, en México está dividido a la mitad, comentó Judith Méndez, coordinadora de salud y finanzas del CIEP.

Datos de INEFAM arrojan que el sector público de salud en México consume arriba de mil 700 millones de piezas al año, la compra de 2021 estuvo en el orden de los mil 78 millones, y el promedio de precio pasó de los 36.80 a los 59.40 pesos, es decir, hubo un encarecimiento de 61 por ciento promedio entre 2017 y 2021. En ese periodo, las adjudicaciones directas pasaron de ser el 7.1 al 54.4 por ciento del total de la compra de medicamentos en volumen, y en valor, como recurso ejercido, pasaron del 37 al 63 por ciento.

En esos años, el esquema de compras migró de hacerlo el IMSS, a una división de compras consolidadas entre el recién creado Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) y contratos que se le otorgaron a la Oficina de las Naciones Unidas para Servicios de Proyectos (UNOPS).

“Es importante reflexionar si en verdad estamos resolviendo bien con estas instancias en las que ha recurrido el Gobierno Federal, cuando si bien había funcionarios entendidos en los procesos de compra, que no fueron considerados, que si bien hay muchas áreas de oportunidad nos parece que íbamos en un camino correcto”, concluyó el directivo de INEFAM.

‘Radiografía del Desabasto Informe de Transparencia en Salud 2017-2021′ fue elaborado en colaboración de los colectivos Cero Desabasto, Nosotrxs, y también participaron el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) y la consultora INEFAM.