Empresas

Gobierno ‘apaga’ la importación de vapeadores y cigarros electrónicos del mercado

El decreto se publicó 3 días después de que la SCJN declarara inconstitucional la medida.

El presidente Andrés Manuel López Obrador prohibió la importación de cigarros electrónicos, dispositivos para calentar tabaco y vaporizadores, además de las soluciones, mezclas, cartuchos y unidades usadas en estos Sistemas Alternativos de Consumo de Nicotina (SACN), a través de un decreto publicado el viernes pasado en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

“Aun y cuando hoy en día existe regulación estricta y está prohibida la venta de cigarros a menores de edad, la realidad es que los mismos tienen acceso a dicha mercancía”, argumenta el decreto firmado por el presidente.

El decreto se publicó sólo tres días después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declarara inconstitucional la prohibición de toda clase de cigarros electrónicos y vapeadores, por considerarla una medida desproporcionada al estimar que Estado carece de legitimidad para prohibir a las personas adultas sobre este consumo relativo.

El decreto agrega que esta medida es necesaria para proteger el derecho constitucional a la salud, de los consumidores y de la sociedad.

Cigarros ilegales tienen el 19% del mercado

El consumo de cigarros ilegales ya representa el 19 por ciento del total del mercado, lo que amenaza los ingresos tributarios, sin importar que se establezcan mayores cargas fiscales a este producto con la intención de reducir su consumo ante los daños a la salud, según un estudio realizado por la Concamin.

El reporte, señala que, si bien entre 2019 y 2020 hubo un incremento de los impuestos a los cigarros del 42 por ciento, en términos netos la recaudación del IEPS se contrajo 0.2 por ciento, mientras que los ingresos por impuestos especiales a los cigarros crecieron 3 por ciento del 2019 al 2020 a 43 mil 800 millones de pesos; la pérdida fiscal tuvo un repunte del 26 por ciento hasta 13 mil 500 millones de pesos.

Este incremento en las pérdidas refleja el crecimiento en el volumen de unidades ilegales consumidas a 7 mil millones de cigarros, un 8 por ciento más que el año anterior, en tanto que el volumen de cigarros legales se mantuvo sin cambio en 36 mil 100 millones de unidades.

El consumo de cigarros ilegales aumentó del 2 por ciento al 19 por ciento del total en los últimos diez años y las regiones en donde esta práctica es mayor son el noroeste y el centro del país, en donde se consume el 29.3 y 23.4 por ciento, respectivamente, del total.

El mercado de cigarros ilegales incluye el contrabando con marcas chinas como Win y Brass, que hay una acelerada penetración en los últimos tres años de marcas como Link que carecen de código de seguridad del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Con información L. Hernández