Economía

¡Toma eso, China! México fue el segundo país con más remesas del mundo en 2021

La República mexicana dejó atrás al país asiático y se colocó en el segundo puesto obteniendo una tasa de crecimiento de 25%.

El Banco Mundial detalló en su última reseña sobre migración y desarrollo que México se convirtió en 2021 en el segundo país del mundo en la recepción de remesas quedando atrás de la India y delante de China, Filipinas y Egipto.

En general, los flujos de remesas aumentaron en todo América Latina y el Caribe a 131 millones de dólares en el 2021, lo que representó un incremento del 25.3 por ciento con respecto a un año antes.

En el caso de México, el Banco Mundial registró una tasa de crecimiento de 25 por ciento. Sin embargo, gran parte de los flujos registrados hacia la República Mexicana incluyeron fondos que recibieron los migrantes en tránsito provenientes de Honduras, El Salvador, Guatemala, Haití, Venezuela, Cuba y otros países.

Durante el cuarto trimestre de 2021, en la región el costo promedio para enviar dólares se mantuvo en 5.6 por ciento. Esto no significó cambios en comparación con el porcentaje registrado en 2020.

Se espera que durante este año las remesas crecerán en un 9.1 por ciento, aunque persisten los riesgos de deterioro.

¿Qué se espera de las remesas en 2022?

El Banco Mundial prevé que los flujos de remesas crezcan en 4.2 por ciento en los países de mediano y bajo ingreso, por lo que espera llegar hasta los 630 mil millones de dólares.

También cree que las remesas hacia Ucrania aumentaran en un 20 por ciento en 2022, sin embargo, los flujos de remesas a países de Asia Central, los cuales dependen principalmente de Rusia, tenderán a la baja.


“Estas disminuciones, combinadas con el aumento en los precios de los alimentos, los fertilizantes y el petróleo, pueden generar un incremento en el riesgo para la seguridad alimentaria y exacerbar la pobreza en muchos de estos países”, menciona el reporte del Banco Mundial.

“La invasión rusa de Ucrania desató una crisis humanitaria, de migración y de refugiados a gran escala y generó riesgos para una economía mundial que aún lidia con los efectos de la pandemia de COVID-19″, declaró Michal Rutkowski, director global de la Práctica Global de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial.