Economía

Reforma eléctrica: CCE pide corregir fallas en sistema sin ‘tocar’ la Constitución

Este era parte del mensaje que Carlos Salazar Lomelín, presidente del consejo, iba a dar en el parlamento abierto sobre la reforma.

Sentarse a la mesa empresas y Gobierno para encontrar opciones hacia adelante en el tema de autoabasto, sin necesidad de llegar a cambios constitucionales y permitir la generación de energía limpia y a bajo costo para el consumidor, eran temas de la ponencia de Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en el tercer foro de parlamento abierto.

“Algunos jugadores políticos han dicho que las empresas han operado ilegalmente. Nuestra propuesta es que se castigue a quien haya violado la ley.  No se requiere una reforma constitucional para aplicar la ley. Que se corten las manzanas podridas del árbol, pero no vayamos a cortar el árbol porque nos vamos a quedar todos sin las frutas buenas”, era parte del mensaje que iba a dar en el evento.

Sin embargo, el CCE señaló que la participación se suspendió debido a que no se autorizó que la sesión tuviera un formato híbrido. Salazar Lomelín iba a dar su mensaje de manera virtual al estar fuera de México.

“Estaremos atentos a una nueva posible invitación a participar en tan importante foro. Para el sector empresarial es de lo más relevante escuchar todas las voces y dialogar en favor de nuestro país”, añadió en un segundo mensaje.

¿Qué riesgos ve el CCE con la reforma eléctrica?

“Se incrementan los ingresos para CFE al buscar que se incremente la aportación de las compañías de autoabasto a la CFE. Esto se puede lograr revisando los factores de carga que se usan para determinar los cargos tarifarios a aquellos usuarios que reciben energía de auto abasto, de forma que los ingresos que CFE Suministro Básico recibe de estos usuarios por los servicios de capacidad y distribución reconozcan mejor el valor de esos servicios aportados por CFE”, explicaba.

En cuanto a los Productores Independientes de Energía (PIE), que son controlados por CFE, los activos de estos están en los estados financieros de CFE por lo que hace que controle cerca del 70 por ciento de la generación y no el 38 por ciento como se ha dicho.

Los PIEs representan 18 por ciento del total de la capacidad del país. De esa cifra, 80 por ciento entregan a CFE y el 20 por ciento que no se entrega a CFE se vende a privados y cumple con todos los permisos y regulaciones.

“Ese 20 por ciento que se vende, tomado en cuenta que las PIEs representan el 18 por ciento de la generación, implicaría que estamos hablando, cuando nos referimos a las PIEs, a sólo el 3.4 por ciento del total de la capacidad del país”, explicaba en sus argumentos el líder del sector privado.

Al adjudicar a CFE el control y rectoría de la transición energética, la reforma destruiría lo avanzado hasta ahora y cancelaría la posibilidad de una matriz energética estructuralmente más limpia y eficiente, advirtió.