Economía

Variantes del virus, mayor deuda y alza en tasas, riesgos para las finanzas públicas: FMI

Los gobiernos, sobretodo de los países emergentes y de bajos ingresos, enfrentan aún un panorama incierto y desafíos considerables para las finanzas públicas.

Los gobiernos, sobretodo de los países emergentes y de bajos ingresos, enfrentan aún un panorama incierto y desafíos considerables para las finanzas públicas con riesgos ante nuevas variantes del virus del Covid-19 y la baja cobertura de vacuna; el aumento de las deudas públicas y privadas y un aumento repentino en las tasas de interés de economías avanzadas, alertó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los gobiernos deben actuar en varios frentes empezando por calibrar las políticas para enfrentar la pandemia y retomar el desarrollo económico; priorizar la transformación de la economía para hacerla más inteligente, ecológica, resiliente e inclusiva; aumentar gradualmente los ingresos fiscales cuando sea necesario y eficientar el gasto y fortalecer la credibilidad de la política fiscal, recomienda el organismo en su reporte Monitor Fiscal.

Entre los riesgos para las finanzas públicas de los gobiernos, señala en primer lugar a los derivados de nuevas variantes del virus y la baja cobertura de vacunación; pero también reconoce que las grandes deudas y las necesidades de financiamiento del gobierno, son fuentes de vulnerabilidad.


“Los costos de los préstamos ya están aumentando, ya que los bancos centrales de algunas economías de mercados emergentes han comenzado a subir las tasas de interés para evitar la inflación. Además, existe el riesgo de aumento repentino de las tasas de interés en las economías avanzadas. Esto ejercería presión sobre las condiciones de financiación, lo que tendría un efecto especialmente perjudicial en los países muy endeudados y financieramente frágiles”, señala en el informe presentado este miércoles en el marco de las Reuniones de Otoño del FMI y el Banco Mundial.

Priorizar la transformación de la economía para hacerla más inteligente, más ecológica, más resiliente e inclusiva es parte de la ecuación para retomar el desarrollo enfocado a una economía verde.

“Esto significa una mayor inversión en capital físico, educación y redes de seguridad social, así como más apoyo para el reciclaje y la reasignación de trabajadores a nuevos y mejores empleos”, apunta.

Habrá que aumentar gradualmente los ingresos fiscales y mejorar la eficiencia del gasto dadas las perspectivas de una caída de los ingresos, lo que podría reducir la financiación disponible para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de igual importancia, los gobiernos deben fortalecer la credibilidad de la política fiscal para crear espacio para más apoyo en el corto plazo sin comprometer el crédito público.


“El gasto de emergencia debe ir acompañado de medidas que garanticen la transparencia y la rendición de cuentas. Los marcos fiscales de mediano plazo pueden asegurar a los prestamistas que los gobiernos son fiscalmente responsables y reducen los costos de financiamiento”, señala el artículo publicado en el blog del organismo por Vitor Gaspar, Sandra Lizarazo, Paulo Medas y Roberto Piazza, del departamento de Asuntos Fiscales del FMI.

La reciente asignación de los Derechos Especiales de Giro (DEF), del FMI por el equivalente a 650 mil millones de dólares contribuye a la liquidez internacional y sus efectos podrán ampliarse si las economías de mayores ingresos pudieran canalizar algunos de los recursos obtenidos de esa asignación, a los países en desarrollo de bajos ingresos y, de esta manera, contribuir al desarrollo sostenible, recomiendan.