Economía

Georgieva ‘respira’ tranquila: EU no pedirá su destitución en el FMI

Las autoridades de Estados Unidos dijeron que no buscarán la destitución de la directora gerente del Fondo, tras las acusaciones del Banco Mundial.

Estados Unidos dijo a los miembros de la junta del Fondo Monetario Internacional que no buscará la destitución de la directora gerente Kristalina Georgieva por acusaciones de que presionó al personal para que manipulara los datos para un informe del Banco Mundial para ayudar a China, probablemente despejando el camino para que ella mantenga su trabajo.

La posición fue tomada durante las deliberaciones de la junta este lunes, dijeron personas familiarizadas con el asunto bajo condición de anonimato para discutir las discusiones privadas.

Portavoces del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y del FMI declinaron hacer comentarios.



Con Georgieva ya preparada para obtener el respaldo de varios países europeos, la decisión de la administración Biden la coloca en posición de seguir siendo la directora del prestamista con sede en Washington. Aun así, las acusaciones contra ella y la lucha posterior de Georgieva por su trabajo amenazan con eclipsar las reuniones anuales de las dos instituciones, que comenzaron en Washington el lunes, en un momento en que ambas tienen la tarea de apoyar las economías a través de la pandemia Covid-19.

El destino de Georgieva ha estado en el limbo desde el 16 de septiembre, cuando un informe escrito por el bufete de abogados WilmerHale y encargado por el Banco Mundial, su empleador anterior, afirmó que presionó a sus subordinados para que impulsaran la posición de China en el influyente informe “Doing Business”.

Estados Unidos, el mayor accionista tanto del FMI como del Banco Mundial, calificó las acusaciones sobre el tiempo de Georgieva en el Banco Mundial como “serias” y debatió pedir su renuncia, informó Bloomberg News la semana pasada. Otros accionistas importantes se habían abstenido de expresar su apoyo a la espera del resultado de la revisión interna del FMI.

La junta ejecutiva, con 24 directores que representan a 190 países miembros, se apresuraba a tomar una decisión, después de horas de discusiones durante varios días con WilmerHale y Georgieva.

Georgieva, de 68 años, directora ejecutiva del Banco Mundial de 2017 a 2019, negó las acusaciones y le dijo al directorio del FMI que el informe “no caracterizó con precisión mis acciones” ni “describió con precisión mi carácter o la forma en que me he comportado durante un período de tiempo”. larga carrera profesional “, según un comunicado compartido con Bloomberg News.

Las acusaciones plantearon dudas sobre su capacidad para liderar el FMI, que se espera que entregue un análisis imparcial y sirva como un intermediario honesto y un asesor riguroso entre los gobiernos, especialmente aquellos que buscan su ayuda. El informe también provocó nuevas críticas sobre la creciente influencia de China en el FMI y el Banco Mundial.

“La permanencia de Georgieva como directora del FMI debilitaría la credibilidad de la institución y las decisiones futuras estarán envueltas en una nube de incertidumbre”, dijo el representante French Hill, un republicano de Arkansas, en un comunicado enviado por correo electrónico.

Un funcionario del Ministerio de Finanzas francés dijo que una revisión del caso por parte del bufete de abogados WilmerHale no proporcionó detalles sobre los elementos precisos para cuestionar directamente la conducta de Georgieva, razón por la cual Francia la ha apoyado.

Otro funcionario europeo, que pidió no ser identificado, dijo que países como Francia y el Reino Unido se encuentran entre los que aún están detrás de la jefa del FMI porque no ven pruebas claras en su contra.

Si bien Estados Unidos es el mayor accionista del FMI, Francia tradicionalmente ha tenido mucho que decir sobre quién llega a ser director gerente. Cinco jefes del FMI han sido franceses, e incluso cuando el país no consiguió el puesto más alto, jugó un papel fundamental a la hora de determinar quién lo hizo.