Economía

Repartidores ven maroma en proyecto del IMSS con Uber, Didi y Rappi

El programa supone que los socios de las aplicaciones se inscriban de forma voluntaria, y dependiendo de su ingreso sea su cuota.

Repartidores acusan de mentirosa y ‘atole con el dedo’ la firma del convenio entre el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y las plataformas digitales de distribución de alimentos.

“Este programa piloto es un apapacho del IMSS a las aplicaciones, porque ellas no están pagando nada en un esquema tripartita, como el de las trabajadoras del hogar, aquí lo pagamos nosotros como repartidores, y además, ya existe desde hace tiempo”, dijo a EL FINANCIERO Saúl Gómez, vocero de Ni un Repartidor Menos.

El programa supone que los socios de las aplicaciones se inscriban de forma voluntaria, y dependiendo de su ingreso sea su cuota; por ejemplo, si al mes ganan 5 mil pesos pagarán mil 382.36 pesos al IMSS, y si llegan a ganar 10 mil pesos, pagarán 2 mil 245.32 pesos por su afiliación.

“El Gobierno está torciendo el rabo, son miles de millones de pesos los que entran a través de las aplicaciones a las arcas del SAT, por ejemplificar el 1.5 por ciento de las ganancias al mes netas se van al patronato de la Semovi para la renovación de transporte público, entonces eso quiere decir que el interés del Gobierno es en el dinero, no en los trabajadores, y lo estamos viendo aquí”, apuntó Gómez.

Recordó que suman 55 compañeros del grupo Ni Un Repartidor Menos que han fallecido sólo en lo que va de pandemia, tanto en accidentes como por casos de COVID-19.

El próximo 3 de noviembre organizaciones y asociaciones de repartidores de las aplicaciones realizarán un paro internacional.

“Cada vez nos precariza más un Gobierno que según dijo iba a trabajar porque existiera la justicia laboral, pero vemos que sus consentidos son los sindicatos que están callados, o con sindicatos charros creados desde el propio Gobierno”, concluyó el vocero.