Deportes

Juegos Olímpicos se realizarán sin público en Tokio por nuevo estado de emergencia

La medida entrará en vigor en la capital el próximo 12 de julio y se extenderá por más de un mes.

Los Juegos Olímpicos de Tokio prohibirán a los espectadores de los eventos celebrados en la capital de Japón, echando para atrás una decisión anterior que permitía a algunos fanáticos, ya que el resurgimiento de casos de virus SARS-CoV-2 empujó al Gobierno a declarar el estado de emergencia en la ciudad.

La decisión, anunciada por Tamayo Marukawa, se produce después de que el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, declarara un cuarto estado de emergencia para Tokio, desde el 12 de julio hasta el 22 de agosto.

Los eventos que se llevarán a cabo en las prefecturas vecinas de Saitama, Chiba y Kanagawa, que continuarán en un cuasi estado de emergencia, también serán sin espectadores, anunciaron los organizadores este jueves. Otras regiones, como Fukushima y Miyagi, ubicadas al noreste de Tokio, tendrán algunos espectadores.

Es un paso para atrás de la decisión del mes pasado de limitar el número de espectadores a 10 mil o al 50 por ciento de la capacidad del lugar, lo que sea menor. Los arreglos sobre cómo lidiar con las entradas ya vendidas se decidirán más adelante, según el comité organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Los organizadores “decidieron adoptar un enfoque más estricto que otros eventos deportivos porque la popularidad de los Juegos Olímpicos significaría que habrá más flujo de personas”, dijo el director ejecutivo de Tokio 2020, Toshiro Muto, en una sesión informativa.

Más de la mitad de las 43 sedes olímpicas y paralímpicas, incluido el Estadio Nacional con capacidad para 68 mil personas que será sede de la ceremonia de apertura, se encuentran en Tokio. Los organizadores habían dicho que era posible un escenario sin espectadores, dependiendo de la situación del virus. En marzo se anunció la decisión de prohibir a los fanáticos del extranjero.

El Comité Olímpico Internacional dijo que apoyaba la decisión, agregando que los comités de planificación “lamentan profundamente por los atletas y los espectadores que esta medida haya tenido que implementarse”.

Las cifras diarias de casos de COVID-19 han aumentado en Tokio desde que terminó el estado de emergencia el mes pasado, y las infecciones confirmadas el miércoles alcanzaron el nivel más alto desde mediados de mayo. La preocupación por el ritmo de la vacunación, que se había estado recuperando desde un comienzo lento, ha aumentado a medida que la nación enfrenta problemas de distribución.

Si bien la oposición a los juegos ha disminuido ligeramente en las últimas semanas, una encuesta del periódico Asahi mostró que 64 por ciento de los encuestados prefiere celebrar la justa olímpica sin espectadores, mientras que 30 por ciento dijo que quería audiencia limitada.

Incluso con pocos espectadores y la exclusión de los fanáticos extranjeros, un gran número de personas de más de 200 países aún se darán cita en Tokio. Los organizadores han dicho que se espera que asistan alrededor de 53 mil funcionarios y otros, excluyendo a los atletas, desde el extranjero.

El principal asesor de COVID-19 del Gobierno ha dicho repetidamente que sería preferible celebrar los juegos sin espectadores y reducir la asistencia de otras personas relacionadas con el evento, que no están clasificadas como espectadores.

“Será una forma inusual de organizar el evento en medio de un estado de emergencia”, dijo Suga en una conferencia de prensa este jueves temprano, y agregó que se esperaba que miles de millones de personas lo vieran por televisión. “Quiero mostrar desde Tokio que la raza humana puede superar grandes dificultades mediante el trabajo duro y la sabiduría”.

El regreso a la emergencia representa un revés político para Suga, quien se ha resistido a cancelar los juegos a pesar de la oposición de gran parte del público japonés.

El primer ministro de 72 años, que enfrenta una elección de liderazgo del partido gobernante y una elección general en los próximos meses, levantó la emergencia de Tokio en junio, a pesar de las advertencias de que hacerlo sin más vacunas podría contribuir al tipo de aumento que está viviendo la capital ahora viendo.