Ciencia

¡Que no te vuelvan a llamar flojo! Descansar aumenta los niveles de creatividad en el cerebro

Más del 40 por ciento de nuestras ideas creativas surgen durante los descansos y el tiempo de inactividad.

¿Buscas ser más creativo? Seguramente para lograrlo has trabajo durante largas horas y, sin embargo, las ideas no llegan. Esto se debe a que quizá necesites hacer todo lo contrario: descansar.

En una cultura tan arraigada como es la del esfuerzo, concepto pilar de la economía liberal, nos han enseñado que para alcanzar nuestros objetivos hay que trabajar duro. No obstante, la neurociencia ha descubierto que, además de los riesgos a la salud que supone el trabajo en exceso, el relajarse ayuda a la creatividad.

Son diversos estudios los que han encontrado estos y más beneficios en el descanso, ya que, además de la creatividad, un buen periodo de relajación vuelve a las personas más inteligentes.


Esto debe a que los momentos de creatividad tienen lugar cuando la mente está en reposo y no cuando se trabaja en algo.

Cuando estamos inactivos, en el ocio, el cerebro está más activo, dice Brigid Schulte, autora del libro Overwhelmed: Work, Love, and Play When No One Has the Time (Abrumado: trabajar, amar y jugar cuando nadie tiene tiempo).

Se enciende una red de modo predeterminado, que, al igual que los centros de los aeropuertos, conecta partes de nuestro cerebro que normalmente no se comunican. Entonces, un pensamiento perdido, un recuerdo aleatorio, una imagen pueden combinarse de formas novedosas para producir ideas novedosas, señala.

Además, una investigación de las universidades de York y de Florida encontró que más del 40 por ciento de nuestras ideas creativas surgen durante los descansos y el tiempo de inactividad, cuando nuestra mente está libre para vagar.


En contraste, un estudio de la Universidad Nacional de Investigación de Rusia, publicado en International Journal of Environmental Research and Public Health, descubrió que la adicción al trabajo, además de inhibir la creatividad, provoca problemas de salud física y mental, tales como estrés, dolores y malestares físicos e incluso depresión.

No obstante, el descanso no significa necesariamente no realizar ninguna actividad.

Por un lado se ha demostrado que el sueño vuelve a las personas más creativas e inteligentes. De acuerdo con un estudio de Sara Mednick, investigadora del sueño en la Universidad de California, las siestas habituales con sueño MOR (fase en la que los sueños son más intensos) ayuda a las personas a combinar sus ideas de forma novedosa.

El caminar también puede crecer los niveles de creatividad. Una investigación de la Universidad Stanford encontró que el caminar y estar afuera condujo a mejores rendimientos en cuanto a la creatividad. Además de que estos beneficios no se desvanecieron de inmediato, si no que permanecieron en proyectos futuros.

Encontrar un pasatiempo también puede ser de gran utilidad. Desde hacer ejercicio, cocinar, la cerámica o pescar, un hobby puede brindar oportunidades claves para relajarse y con ello permitir una mejor fluidez de las ideas y del trabajo en general, según una investigación de la revista científica Nature.