Border

Peste bubónica llega a Nuevo México... por si no bastara con el COVID

Este caso se presentó durante el fin de semana y el paciente se encuentra hospitalizado y en recuperación.

La posible picadura de pulgas infectadas a un residente de Torrance, Nuevo México, es la posible causa de que por primera vez en este año se presente un caso de peste bubónica humana en este estado fronterizo, dio a conocer el Departamento de Salud de Nuevo México.

Este caso se presentó durante el fin de semana y el paciente se encuentra hospitalizado y en recuperación.

La peste bubónica se caracteriza por la tumefacción dolorosa de los ganglios linfáticos. La enfermedad se transmite entre los animales y los humanos por la picadura de pulgas infectadas, contacto directo con tejidos infectados o inhalación de partículas infectadas.

El caso fue estudiado por la División del Laboratorio Científico de Nuevo México, quien confirmó el caso de la peste bubónica, por lo que ahora se realizará una investigación ambiental en la residencia del paciente para buscar si hay un riesgo continuo en los miembros de la familia y también se revisará a los vecinos y personas con las que haya tenido contacto físico.

La peste bubónica es una enfermedad bacteriana de la vida silvestre que ataca, principalmente, a los roedores, transmitiéndola a los humanos y mascotas por medio de picaduras de pulgas infectadas. También hay riesgo en casos como cuando los propietarios permiten a las mascotas subir a la cama, dejando ahí sus pulgas infectadas o secreciones que entran en contacto con las personas.

Algunos de los síntomas de la peste bubónica humana son la aparición repentina de escalofríos, dolor de cabeza y debilidad pero, en la mayoría de los casos hay una inflamación dolorosa del ganglio linfático en las áreas de la ingle, las axilas o el cuello.

Si la enfermedad aparece en perros y gatos, ellos también tendrán fiebre, letargo y pérdida de apetito, además se pueden presentar hinchazones en los ganglios linfáticos debajo de la mandíbula.

Si se atiende a tiempo, la infección puede no ser mortal, por ello se requiere un diagnóstico oportuno en cuanto se presentan los primeros síntomas.

Durante el 2020, se presentaron cinco casos de peste en humanos en Nuevo México. Uno de ellos correspondió a un hombre de 29 años, residente del condado de Río Arriba, quien perdió la vida. Otro caso fue el de una mujer de 67 años, quien tampoco sobrevivió. Los otros tres reportes son de personas que lograron sobreponerse.

David R. Scrase, secretario interino del Departamento de Salud estatal, dijo que para evitar esta peste es importante llevar a cabo acciones preventivas como evitar el contacto con roedores y conejos enfermos o muertos, así como sus nidos y madrigueras. Además es importante evitar que las mascotas persigan o cacen a estos animales.

Se recomienda acudir con el veterinario para que recete a las mascotas un producto apropiado para el control de pulgas. También es necesario limpiar las áreas donde puedan vivir los roedores y colocar pilas de heno, madero y abono lo más lejos posible del hogar.

El Departamento de Salud dio a conocer que no es bueno dejar la comida y el agua de la mascota en lugares donde los roedores o animales silvestres puedan llegar y, si hay sospechas de que pudieron estar en contacto, es necesario que un veterinario los consulte de inmediato.