¿Musk se olvidó de la megafábrica de páneles solares en NY? Inversionistas creen que sí
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Musk se olvidó de la megafábrica de páneles solares en NY? Inversionistas creen que sí

COMPARTIR

···

¿Musk se olvidó de la megafábrica de páneles solares en NY? Inversionistas creen que sí

Luego de años de retrasos y apoyo del gobierno, los críticos dicen que el CEO de Tesla no ha hecho lo suficiente por la megafábrica de páneles solares 2.

Bloomberg | Austin Carr y Brian Eckhouse
22/11/2018
Actualización 26/11/2018 - 11:13
La Megafábrica 2 de paneles solares de Musk ha dado mucho de qué hablar.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Al sur del centro de Buffalo, la segunda ciudad más grande de Nueva York, cerca de las fábricas abandonadas y almacenes de ladrillos derrumbados, se encuentra una caja blanca con una fábrica de páneles solares de Tesla dentro, a la que su directivo, el CEO de Tesla, Elon Musk, nunca ha ido.

Proyectos como este son cada vez más controvertidos, dice John Kaehny, director ejecutivo de Reinvent Albany, una organización sin fines de lucro de Nueva York centrada en la responsabilidad del gobierno. "Estos acuerdos de megasubsidios se llevan a cabo en total secreto, sin el escrutinio del público".

La construcción en la fábrica comenzó en 2014 y Nueva York pagó 750 millones de dólares para financiar este lugar, basado en el compromiso de crear cerca de 500 empleos.

A mediados de noviembre, se podía ver a un grupo de docenas de trabajadores monitoreando varias filas de robots que están eliminando materiales para el techo solar, un nuevo tipo de panel solar por el que Musk parecía muy entusiasmado.

El techo solar está diseñado para verse y actuar como tejas comunes de casa, pero los vidrios texturizados de Tesla tienen celdas solares ocultas en su interior. En la línea de la fábrica en Buffalo, estos azulejos de vidrio se deslizan en una cinta transportadora hacia un una máquina gigantesca, que convierte los metales en planchas, donde los componentes se calientan y se aspiran juntos en un solo módulo, un 'sándwich solar', como lo llaman los empleados.

"Para cuando hayamos terminado, esta fábrica no tendrá mucho espacio", dice Sanjay Shah, quien supervisa la energía solar para Musk como jefe de operaciones de energía de Tesla y tiene su sede en las oficinas del Área de la Bahía.

Con zapatos de goma de protección y una sonrisa constante, Shah ofrece a los reporteros de Bloomberg Businessweek un recorrido por la línea de producción de Tesla, que hasta entonces había estado cerrada a los medios de comunicación. También refuta las críticas de los inversionistas y políticos locales que han dicho que la entrada de Tesla en el negocio de la energía solar ha sido un obstáculo.

Tesla presentó la operación de Buffalo como una especie de secuela de la megafábrica 1, la enorme planta de baterías de la compañía cerca de Reno, Nevada.

Pero la megafábrica 1 emplea a más de 7 mil personas y ha ayudado a Musk a transformar a Tesla en un importante fabricante de automóviles, sin embargo, varias zonas de la fábrica 2 se asemejan a un Walmart vacío. Se suponía que Tesla estaría operando múltiples líneas de producción a estas alturas. Hasta ahora solo ha configurado uno y aún no está completamente automatizado. Un lío de cajas de madera llenas de equipo de fabricación no utilizado se encuentra cerca.

Elon Musk se ha enfocado en apuntalar la producción del sedán Model 3 y la megafábrica de Nueva York a menudo ha parecido una idea tardía, un 'hijastro', como lo llamaron tres personas que han trabajado allí.

Musk ha dicho pasa cerca de 120 horas por semana en la fábrica de automóviles de Tesla, pero nunca ha visitado su planta de Buffalo. Y mientras que la producción del Model 3 es de hasta 4 mil 500 autos por semana, los retrasos y los desafíos de los productos en Nueva York han significado que a principios de este año, la compañía producía tejas solares para solo tres o cinco hogares por semana, según dos exempleados. Tesla declinó hacer comentarios sobre las cifras de producción.

Los esfuerzos de Tesla en energía solar, relatados aquí a partir de entrevistas con más de dos docenas de empleados actuales y anteriores familiarizados con el negocio de energía de la compañía y los trabajadores en su fábrica de Nueva York, han sucedido a jugadas familiares.

Musk asumió una nota optimista en una reciente llamada de ganancias, alardeando de su "mejor trimestre para la energía solar" en términos de rentabilidad, mientras aseguraba a los accionistas que Tesla aceleraría la producción de Solar Roof en 2019. Si tiene razón, él defenderá la apuesta de la fábrica en Buffalo puede ser grande. Si se equivoca, esto podría ser visto como un desastre para Tesla y una advertencia para otros gobiernos locales que buscan atraer grandes compañías de tecnología.

La fábrica se había desarrollado para otra compañía, SolarCity, que Tesla compró en 2016 en un acuerdo de 2 mil 600 millones de dólares.

En ese momento, SolarCity era el instalador dominante de páneles solares en los techos del país, y Musk calificó la compra como una "obviedad", argumentando que las dos compañías eran complementarias.

Los críticos señalaron que SolarCity tenía una deuda de 2 mil 900 millones de dólares y que Musk, como presidente y mayor accionista de ambas compañías, tenía serios conflictos de interés potenciales. (Musk se retiró de los votos de la junta.)

Además de la deuda, Tesla heredó un acuerdo que SolarCity había alcanzado con el estado de Nueva York, que le exigía gastar 5 mil millones de dólares en el área durante el transcurso de una década, además de contratar personal. objetivos.

La crítica de Kaehny podría aplicarse en Wisconsin, donde el gobernador Scott Walker perdió su candidatura a la reelección el 6 de noviembre en parte debido a la protesta por su apoyo a un incentivo de 3 mil millones de dólares para atraer a Foxconn Technology, un fabricante por contrato taiwanés, o en la ciudad de Nueva York y Alexandria, Virginia, que en conjunto ofrecieron a Amazon un estimado de 2 mil 800 millones de dólares en exenciones fiscales a cambio de una promesa de abrir oficinas

Aunque el principal 'patrón' de Tesla, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, un demócrata, ganó fácilmente la reelección, sus oponentes han señalado que el acuerdo con esta fábrica de Buffalo es un signo de su intimidad con los intereses monetarios.

Raymond Walter, un republicano en la Asamblea del Estado de Nueva York que perdió su propia candidatura a la reelección, dice que le preocupa que el estado tenga demasiados "huevos en la canasta de Tesla, que no parece ser una canasta muy fuerte en este momento". Cuando Walter Recorrió la fábrica en marzo, recuerda, "estaba casi vacío. Yo diría que del 10 al 15 por ciento del piso se estaba utilizando para la producción. No fue un uso impresionante de 750 millones de dólares en fondos de los contribuyentes ".

Tesla dice que ahora está excediendo sus compromisos de contratación con el Estado. Shah dice que Buffalo emplea a unos 800 trabajadores.

Sin embargo, en muchos sentidos, los planes solares de Musk no han podido cumplir con sus expectativas. Los despliegues solares de la compañía han disminuido en más del 60 por ciento desde su punto máximo en SolarCity, y Tesla ha despedido a miles de empleados en Estados Unidos.