Los Locos del Ritmo inspiran a nuevos rockeros
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los Locos del Ritmo inspiran a nuevos rockeros

COMPARTIR

···
menu-trigger
After Office

Los Locos del Ritmo inspiran a nuevos rockeros

bullet

22/01/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
 

Rosario Reyes
 
En escena se reconocen. Son dos generaciones de músicos tocando el mismo ritmo, unos, fundadores, otros herederos. Como cuenta Pepe Negrete, tecladista de Los Locos del Ritmo, “tenemos una vibra muy similar, la forma como se visten ellos, es igual a como nos vestíamos nosotros hace medio siglo”. Y, complementa Kike Cadillac, vocalista de Los Black Jacks, “creo que nosotros tenemos una añoranza de tiempos mejores, incluso económicamente hablando”.
 
Una mutua admiración los lleva a compartir nuevamente escenario, luego de que Los Locos del Ritmo fueron invitados por Los Black Jacks al festival Rockalavera de 2013. “Por eso usamos mucho el símil de que esta fue la víbora que se mordió la cola, nos volvimos a encontrar con nosotros mismos, nos vemos reflejados en ellos y muy probablemente ellos en nosotros”, agrega Pepe Negrete.
 
Ambos grupos abren la temporada 2014 del ciclo Concierta Independencia del Lunario del Auditorio Nacional el próximo 30 de enero.
 
Con seis años de trayectoria y tres discos, Los Black Jacks combinan rockabilly, rock and roll, swing, boogie woogie y rhythm and blues. Los Locos del Ritmo son pioneros del rock and roll en México con éxitos como Chica alborotada, Tus ojos, Aviéntense todos y Pólvora, que se convirtieron en emblemas de los jóvenes de mediados del siglo pasado y clásicos del género en el país.
 
De acuerdo con el tecladista de Los Locos del Ritmo, desde el surgimiento del rock and roll el grupo ha estado presente. “Comenzamos en 1958 y en los años 60, vino el gran boom del rock en español, luego hubo un impasse un tanto raro para rock and roll, pero no para Los Locos del Ritmo, que estaban grabando en Argentina música de los Beatles.
 
Una etapa importantísima es la participación del grupo en el Whisky A Go Go de Los Ángeles, simplemente te voy a dar un dato: había un grupo que tocaba mientras uno de los dos estelares descansaba, ese grupo se llamaba Jim Morrison y The Doors”.
 
También, recuerda, “cuando Los Locos del Ritmo tocaron en un lugar que se llamó The Red Velvet, se encontraron con un señor que les aplaudía de pie, muy guapo, muy bien parecido, que se llamaba Elvis Presley, porque tenían un ritmo latino muy especial, con todo el profundísimo respeto que me merece Carlos Santana, nosotros empezamos a integrar ritmos afrolatinos mucho antes, hicimos Qué voy a hacer, Triste noche y otros números, Los Locos del ritmo nunca se conformaron, siempre quisieron hacer algo diferente”.
 
En tanto, Kike Cadillac, asegura que él y sus compañeros de Los Black Jacks, escuchaban “rock and roll por nuestros padres y a lo largo de nuestra vida, en cualquier fiesta, escuchamos infinidad de canciones de Los Locos del Ritmo… tratamos de hacer más fusiones y rescatar el rock and roll hecho a la mexicana, grabamos con la Marimba Cuquita de los Hermanos Narváez, el mismísimo Lalo Guerrero y encontrarnos con unos iconos de este tamaño como lo son Los Locos del Ritmo en la cuestión del rock en habla hispana es increíble”.
 
Mario Sanabria, vocalista de Los Locos del Ritmo, reconoce que se volvieron “un poco más locos” con los años. “Pero la realidad es que seguimos una vocación que está en nosotros desde que nacimos… El rock and roll va a continuar, porque hay gente con tanta vocación como Los Black Jacks que son los herederos directos de todo este movimiento, ellos sí van a tener que luchar muy duro para seguir el camino que nosotros, sin darnos cuenta, dejamos; formamos parte de una evolución, de un movimiento que no teníamos programado”. Con este impulso, Mario adelanta que, en un mes y medio a más tardar, saldrá un nuevo disco con material inédito de Los Locos del Ritmo.
 
A propósito de la oportunidad de volver a compartir escenario, concluye Ritchie Drummer, baterista de Los Black Jacks, “es vivir la nostalgia de tocar esa música como se tocaba originalmente y que no muera, porque todavía habemos jóvenes que hacemos esa música con ese sonido, el de la música para seguir siempre joven”.