INAH halla escultura de Huehuetéotl en la Pirámide del Sol
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

INAH halla escultura de Huehuetéotl en la Pirámide del Sol

COMPARTIR

···
After Office

INAH halla escultura de Huehuetéotl en la Pirámide del Sol

13/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Notimex
 
La escultura de Huehuetéotl, Dios viejo o del fuego y 2 estelas completas, así como el fragmento de otra, fueron los hallazgos que localizaron los arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en la cúspide de la Pirámide del Sol, a 66 metros de altura de la estructura ubicada en Teotihuacán, Estado de México.

La escultura de Huehuetéotl es la pieza más grande encontrada hasta ahora en la zona arqueológica, que junto con los otros objetos debieron decorar la cima del edificio piramidal hace unos 1,500 años, informó el INAH.

De acuerdo con el arqueólogo Alejandro Sarabia, las piezas se encontraron al interior de una fosa - de 4 metros de ancho, 17 de largo y 5 de profundidad-, que data posiblemente de finales del siglo V o inicios del VI de nuestra era. El depósito fue parte del templo que los mismos teotihuacanos destruyeron en ese periodo, sin embargo, algunos elementos arquitectónicos se dejaron en su lugar original.

Añadió que la fosa fue excavada en tiempos prehispánicos para recuperar la ofrenda principal de la construcción, en un acto de desacralización y con el propósito de repartir su contenido en otros edificios públicos de la antigua ciudad.

Por su parte, la arqueóloga Nelly Zoé Núñez Rendón, también investigadora del Proyecto Pirámide del Sol, precisó que la poca profundidad a la que fueron localizándose las piezas indica que cuando Leopoldo Batres consolidó la Pirámide del Sol, hace poco más de un siglo, únicamente cubrió la cima, sin antes haber excavado esta área.

La responsable de las excavaciones en la cúspide de la edificación destacó que los hallazgos destacan por su gran formato.

La escultura de Huehuetéotl, que se descubrió en un 75% y fue realizada en andesita gris, tiene 58 centímetros de altura y pesa alrededor de 190 kilos. Esta representación conserva, en un caso inédito, parte de la pigmentación original sobre los diseños geométricos en bajorrelieve e iconográficamente.

Este descubrimiento -junto con el hallazgo en 1906, de un brasero y varios símbolos escultóricos de la ceremonia sagrada del Fuego Nuevo sobre la plataforma adosada-, podría indicar que la Pirámide del Sol fue escenario de cultos de carácter ígneo y de finales de ciclos calendáricos.