Nacional

¡Qué alivio! México está libre de casos de hepatitis aguda infantil, reportan autoridades

La OMS ha sido notificada de al menos 228 casos de hepatitis infantil aguda de origen desconocido por una veintena de países.

La Secretaría de Salud informó este miércoles que, hasta el momento, en México no se han identificado casos de hepatitis aguda grave de etiología desconocida, como los registrados en niñas y niños en 12 países.

Sin embargo, señaló que el Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica, integrado por las instituciones del sector Salud, publicó el Aviso Epidemiológico con el objetivo de que todas las unidades médicas reporten casos susceptibles de ubicarse en esta denominación en caso de detectarlos.

De acuerdo con el reporte de la Secretaría de Salud, las manifestaciones clínicas de los casos identificados en otros países corresponden a una hepatitis aguda con síntomas gastrointestinales como dolor abdominal, diarrea y vómitos. Cabe destacar que de los países que han reportado estas infecciones, ninguno tuvo fiebre y ni se identificó la infección por los virus de la hepatitis A, B, C, D y E.

El comunicado de la Secretaría de Salud fue publicado un día después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara que este tema de salud es “muy urgente” y se le está dando “prioridad absoluta”.

Hasta el martes, la OMS fue notificada de al menos 228 casos de hepatitis infantil aguda de origen desconocido, y los países afectados son ya una veintena, casi el doble de los reportados hace 10 días, indicó Tarik Jasarevic, portavoz de la organización.

Ante estos hechos, la Secretaría de Salud recomendó a la población tomar en cuenta las siguientes medidas para evitar una infección por esta enfermedad:

  • Lavar las manos con agua y jabón o solución alcohol gel de manera frecuente.
  • Cubrir boca y nariz al estornudar o toser y, de ser posible, utilizar un pañuelo de papel.
  • Evitar compartir alimentos, bebidas, cubiertos y platos.
  • Limpiar y desinfectar frecuentemente juguetes y objetos que las niñas y niños puedan llevarse a la boca, así como las superficies de uso común.
  • Tomar agua simple potable, así como garantizar el manejo higiénico de alimentos y completar el esquema básico de vacunación conforme a la edad.
También lee: