Mundo

Ellos convierten algas en biocombustible para vehículos

Investigadores de las Universidades de Michigan y Penn State cultivan una especie de alga que tras procesarla puede ser utilizada como combustible para autos y camiones.

Investigadores de la Universidad de Michigan y de la Universidad de Penn State trabajan en convertir a las algas en una fuente de biocombustible para autos y camiones que usen motores de diésel, según el sitio de noticias de la institución.

Los científicos buscan crear biocombustible que funcione con los motores de diésel que ya existen y así reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 60 por ciento.

El biocombustible se probará en un vehículo con un motor liviano y, una vez que se determine una combinación óptima de algas, se probará también en un motor de un camión Volvo.

"Es un proyecto con grandes preguntas", dijo André Boehman, profesor de ingeniería mecánica y director de WE Lay Automotive Laboratory de la Universidad de Michigan, pero reconoció que esta investigación "tiene la oportunidad de hacer algo que es muy impactante: nos ayuda a dar un gran paso hacia la sostenibilidad".

Los especialistas no quitarán algas al mar, sino que cultivarán una especie propia y realizarán también una evaluación de cuál es la mejor forma para hacerlo.

A través de medios mecánicos como prensas o mediante el uso de ondas ultrasónicas, los científicos extraen una especie de aceite de las paredes celulares de las algas. Posteriormente, se mezcla con un solvente y se somete a una reacción con alcohol y el producto resultante se separa.

El equipo de investigadores también utiliza una nueva tecnología llamada 'licuefacción hidrotermal' para extraer el aceite de las algas. Es un proceso similar al de presiones y temperaturas que se usa para extraer el petróleo bajo tierra.

Principios de la ingeniería ecológica

Los investigadores han encontrado también que al combinar ciertas especies de algas se registra un mejor desempeño, lo que les permite aprovechar las fortalezas individuales de cada cepa de alga.

"No estamos tratando de luchar contra la naturaleza diseñando una cepa de algas genéticamente superior que pueda optimizar todas las propiedades deseadas", dijo Cardinale.

"Estamos utilizando los principios de la ingeniería ecológica para diseñar un conjunto más completo de materia prima de algas multiespecífica que optimice varias propiedades deseadas de los biocombustibles de algas a la vez", agregó.

El primer principio de la ingeniería ecológica es que ninguna especie puede ser buena en todo.

"Si pudiéramos simplemente encontrar esas especies con la variedad de propiedades deseadas, podríamos diseñar biocombustibles a medida que optimicen múltiples propiedades simultáneamente ", explica Cardinale.

Para optimizar el rendimiento de la combustión y las emisiones del combustible, los investigadores analizan tanto las propiedades bioquímicas de las algas como sus reacciones químicas durante la combustión.

Los biocombustibles a base de algas son vistos como una alternativa ecológica a los de diésel tradicionales, que producen altos niveles de gases de efecto invernadero cuando se queman.

El Departamento de Energía ya ha visto el potencial que tienen las algas para producir miles de millones de galones al año de biocombustible. Por lo que realizó una aportación de dos mil millones de dólares para la investigación, una contribución que podría ser crucial para que este cumpla con los estándares de otros combustibles renovables.