Mundo

Muerte de Yevgeny Prigozhin: Las extrañas historias de cómo han perdido la vida enemigos de Putin

Periodistas, políticos, empresarios y exmiembros del KGB han muerto en extrañas circunstancias, luego de criticar el Gobierno de Vladimir Putin.

Yevgeny Prigozhin, líder del Grupo Wagner, estaba en la lista de pasajeros de un avión privado que se estrelló en la región rusa de Tver el miércoles, informó Interfax, citando a la Agencia Federal de Transporte Aéreo de Rusia.

Durante una reunión en el Kremlin, Putin alabó la figura de Prigozhin, al que calificó como “un hombre de talento”, y transmitió sus condolencias a los familiares de los diez ocupantes fallecidos el miércoles.

Putin prometió hoy que se investigarán las causas del siniestro del avión privado en el que viajaba el jefe del Grupo Wagner.

Sin embargo, persisten las dudas sobre la implicación del Gobierno ruso en la muerte de Yevgeny Prigozhin, lo que hace recordar las extrañas circunstancias en las que han muerto los enemigos de Putin.

En la lista se encuentran políticos, periodistas, empresarios y antiguos agentes del KGB. Todos criticaron el Gobierno de Putin.

¿Cómo fueron las muertes de los enemigos de Putin?

Boris Nemtsov fue asesinato en 2015. Era una figura destacada entre las juventudes rusas. Fue viceprimer ministro, pero cuando Putin llegó al poder, fue apartado de la vida política de su país.


Nemtsov lideró varias manifestaciones en contra de las acciones de Putin. Una de ella, la invasión militar a Ucrania en 2015. Unos atacantes lo tirotearon por la espalda, a 400 metros del Kremli.

Boris Berezovsky era un magnate que pertenecía al círculo cercano de Boris Yeltsin. Bajo el Gobierno de Putin, ya no tuvo la influencia y poder de siempre. Se exilió en Reino Unido y juró derrocar al presidente.

En 2013, Berezovsky fue encontrado muerto en el baño de su casa, con una cuerda alrededor de su cuello, por lo que se consideró suicidio. Las investigaciones no pudieron afirmar la causa. Antes, el ruso acusó Putin del asesinato de Alexander Litvinenko, exagente del KGB.

El coronel Alexander Litvinenko, exagente de la KGB, desertó de Rusia en el año 2000 y huyó a Londres, donde seis años después cayó enfermo luego de beber té mezclado con polonio 210 radiactivos.

Murió tres semanas después. Una investigación británica encontró que agentes rusos lo mataron. Rusia negó cualquier participación.

Antes de su muerte, Litvinenko reveló a periodistas la existencia de un laboratorio secreto de veneno en Moscú que data de la era soviética. También acusó a Moscú de estar detrás del envenenamiento del presidente ucraniano Viktor Yushchenko en 2004.

A la lista se suma Anna Politkovskaya, crítica de los abusos en Chechenia, recibió varias amenazas de muerte.

En 2004, se enfermó gravemente después de beber té. Dijo que fue envenenada para que no reportara sobre la toma de una escuela en el sur de Rusia en 2004 por parte de separatistas islámicos.

Dos años después, Politkovskaya fue asesinada a tiros afuera de su casa en Moscú. Cinco hombres fueron condenados por llevar a cabo el homicidio, pero nadie por ordenarlo.

Víctor Yúschenko, expresidente de Ucrania, fue envenenado con dioxina de alta síntesis en 2006. Esta sustancia se elabora por especialistas altamente calificados y la tecnología para elaborarla solo existe en Rusia y Estados Unidos.

A la lista se sumó Pyotr Verzilov, miembro del grupo de protesta ruso Pussy Riot, terminó en una unidad de cuidados intensivos después de un presunto envenenamiento en 2018.

Los médicos alemanes que lo trataron dijeron que una intoxicación era “altamente plausible”. Al final se recuperó.

Con información de agencias.



También lee: