Mundo

Hay países que están abusando de las vacunas COVID: Andreau Comas

En el foro ‘EF Meet Point. Pandemia ¿qué esperar de ómicron?’, el especialista hizo una crítica a la desigualdad existente en el tema de acceso y distribución de las dosis.

La pandemia por el COVID-19 sigue arrojando cifras récord en el número de contagios por coronavirus, de acuerdo con los últimos reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y mientras algunos países registran las tasas más bajas de vacunación, otros tienen el privilegio de aplicar más de dos dosis, e incluso tres.

Hay países donde ya es un abuso el número de dosis, como Israel, donde tienen relativamente un buen control de la pandemia, una población muy homogéneamente vacunada. Primero tengamos esquemas completos en toda la población y ya después, de acuerdo al comportamiento epidemiológico, vamos viendo si es necesario cuartas, quintas dosis”, señaló Andreau Comas, profesor e investigador del Centro de Investigación en Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

En el foro EF Meet Point. Pandemia ¿qué esperar de ómicron?, el especialista criticó la desigualdad en el acceso a las vacunas COVID, pues él considera que la aprobación de más dosis debe analizarse “de manera racional, de acuerdo a los riesgos de enfermedad y de exposición”.

Israel comenzó a implementar una cuarta dosis de la vacuna en mayores de 60 años e inmunocomprometidos, en diciembre pasado. Desde entonces, más de medio millón de israelíes han recibido una dosis adicional, según el Ministerio de Salud.

En contraste, países como Nigeria, apenas han podido lograr que cerca del 3 por ciento de su población cuenten con las dos dosis, según un reporte de la BBC. Aún las naciones que registran las mayores tasas de vacunación en la región, siguen contando con un bajo porcentaje de población que ha sido inmunizada, como Sudáfrica, que tiene al 24 por ciento su población completamente vacunada.

“Estamos que las Organizaciones No Gubernamentales y fundaciones, líderes sociales entiendan que hay que empatizar el problema, que esta pandemia nos afecta a todos. Lo que no debemos de permitir es que sea una pandemia que se quede en países más pobres, en países de vías de desarrollo. Hoy tenemos un gran riesgo, de que mientras unos países ya verán la luz cerca del túnel, le estemos aventando y dejando el problema a lugares como África, y que de pasar a ser una pandemia sea un enfermedad olvidada”, apuntó Andreau Comas.