¿Te toca trabajar en Navidad o Año Nuevo? Todo se debe a este dilema con el calendario de vacaciones
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Te toca trabajar en Navidad o Año Nuevo? Todo se debe a este dilema con el calendario de vacaciones

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Te toca trabajar en Navidad o Año Nuevo? Todo se debe a este dilema con el calendario de vacaciones

bulletPilita Clark indica que falta investigación sobre el tema de la programación de vacaciones, ya que muchos empleados se enfrentan a compañeros que se reservan los mejores días o jefes que acomodan sus descansos para que sean sus colaboradores los que trabajen.

Por Pilita Clark
24/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block

Ha sido difícil concentrarse en Navidad este año.

Mi primera fiesta navideña de trabajo se celebró justo cuando Theresa May decidió cancelar una gran votación parlamentaria sobre su plan para el Brexit. La segunda se llevó a cabo la misma noche en que los parlamentarios de su partido votaron para decidir si la desecharían como su líder.

La primera vez que comencé a sentir un poco de espíritu navideño fue en una fiesta de mujeres en Fleet Street, cuando escuché a una editora principal expresando su angustia sobre una de las grandes tradiciones de la temporada festiva: el calendario de vacaciones para los empleados.

Por primera vez en años, ella iba a tomar vacaciones durante todos los días desde Navidad hasta el Año Nuevo, dejando a un equipo de subordinados para seguir adelante sin ella. Ella nunca lo había hecho antes y se sentía mal de haberlo hecho. Pero el dilema de organizar sus vacaciones cuando la mitad de su familia vive en otro continente no le había dejado otra opción.

Los periodistas, como las enfermeras y los conductores de autobuses, trabajan durante todo tipo de días festivos, lo cual nos ha convertido en expertos en manejar la planilla de los empleados durante las vacaciones.

Sin embargo, mientras charlaba con la editora, tuve un pensamiento inquietante. He escuchado a muchos gerentes, dentro y fuera del sector del periodismo, preocuparse por su deber de compartir el dolor de trabajar en vacaciones con sus equipos y cada uno de ellos ha sido una mujer, incluyéndome a mí en una vida anterior. Tal vez los hombres sienten las mismas punzadas de culpabilidad por estas cosas, pero no lo expresan. ¿O es éste otro ejemplo tedioso de la necesidad que sienten las mujeres de probarse a sí mismas en la oficina?

Felizmente, no creo que lo sea. Cuando comencé a preguntar, pronto descubrí una larga lista de crímenes cometidos por mujeres y hombres por igual.

El peor relato provino de un hombre que una vez tuvo una jefa en Londres que siempre reservaba las mejores vacaciones para ella, y luego llenaba el calendario de empleados para trabajar en esas fechas para asegurarse de que pudiera relajarse sin interrupciones.

Un año, su equipo incluía a un joven recién casado que no tenía coche, quien estaba supuesto a pasar el día de Navidad con la familia de su nueva esposa a cientos de millas de distancia.

Ella insistió en que trabajara en Nochebuena, a pesar de que no había trenes al día siguiente. El joven empleado acabó pasando el día de Navidad solo en su apartamento en Londres.

Nadie había pasado por algo similar al desastre del año pasado en Ryanair, que de repente anunció que estaba cancelando cientos de vuelos debido a problemas con la lista de pilotos disponibles.

Sin embargo, las historias que escuché me hicieron preguntarme por qué no hay más investigación de gestión sobre el tema de la programación de vacaciones. Es difícil pensar en algo que puede exponer la brecha entre los concienzudos y los manipuladores tan hábilmente.

Todos con los que hablé tenían un doloroso recuerdo de haber sido engañados por colegas más astutos. Había personas que vigilaban los nuevos calendarios de vacaciones como halcones hambrientos y se adelantaban a los demás para reservar los mejores días.

Había historias sobre empleados con familias en países lejanos que insistían en tomarse todas las vacaciones de Navidad, pero que se negaban a compensarlo trabajando más en Semana Santa o en verano.

Sin duda hay muchas estrategias inteligentes y me gustaría conocerlas. Mientras tanto, cualquiera que haya encontrado una manera verdaderamente segura de lidiar con los problemas de crear un calendario de vacaciones ideal para sus empleados, debe ir de inmediato a Westminster. Si pudieron descubrir cómo resolver una situación tan complicada cada año, resolver la farsa del Brexit no sería difícil para ellos.