Espectáculos

Memo Aponte: ¿por qué se siguen consumiendo contenidos que refuerzan el bullying y discriminación?

En redes sociales ha habido campañas que piden ‘cancelar’ a Memo Aponte, sin embargo sus videos siguen comentándose y difundiéndose.

El actor de doblaje y youtuber, Memo Aponte, se encuentra en tendencia por causar debate (otra vez) tras revelar que realizaría su propia versión de la popular serie El Juego del Calamar en una de sus series en YouTube que lleva por nombre ‘Un día como...’, donde la intención es pasear por la ciudad disfrazado de alguna película o serie que se encuentre en los reflectores.

Sin embargo, esta no es la primera vez que el actor está envuelto en controversia, y muchas personas todavía se preguntan por qué el contenido de Memo Aponte sigue siendo consumido después de ejercer racismo, acoso sexual, maltrato físico y psicológico, así como bullying a cuerpos no normativos.

¿Te suena algunas de estas situaciones? Si la respuesta es ‘no’, te hacemos un recuento de algunos actos por los cuales Memo Aponte ha sido denunciado y criticado en redes sociales.

Acoso sexual

En 2019 fue cuando comenzaron a realizarse diversas acusaciones que implicaban al youtuber con acoso sexual y pedofilia, ya que pedía fotos íntimas a sus fans menores de edad. Tras negar dichas acusaciones, se creó una cuenta llamada ‘@nomientasmasmemo20′ donde algunas internautas compartían pantallazos de conversaciones, fotos y audios que tenían con él.

Después Aponte lanzó un comunicado donde explicaba que los audios que se mostraban sí eran de él, pero que estos habían sido sacados de contexto e incluso manipulados, así como las fotos donde aparecía. ‘Ofreció disculpas’ y dijo que esa sería su única y última postura respecto al tema.

Maltrato físico y psicológico

Tiempo después, Pamela Moreno, ex pareja de Memo Aponte, compartió con sus seguidores (y al público en general) lo que había vivido en seis meses de relación con el actor que prestó su voz a Andy, de Toy Story 4.

Entre ellas, relató que Aponte era una persona que solo pensaba en él y en su carrera, y que no le importaba lo que ella viviera, sintiera o deseara. Hacía menos su carrera por creer que lo que él hacía era más importante; un narcicista, vaya.

Utilizaba palabras altisonantes para referirse a ella, además de exigirle que dedicara todo su tiempo y energías a él, porque si no lo hacía ‘no lo amaba’. Al abuso psicológico también se sumaron las ofensas. En su denuncia en redes sociales, Pamela comentó que la tachaba de ‘estúpida’.

Pamela también denuncio la violencia sexual que Aponte ejerció sobre ella: “me dolió y le dije que paráramos y le valió y le dio más duro. Eso, por más que esté normalizado, es abuso sexual. Después de eso yo ya no quería tener relaciones y se enojaba muchísimo”.

Explotación laboral

Aunado a ello, su ex novia también platicó que mantenía a sus trabajadores en arduas jornadas laborales, donde pasaban horas sin que él les pagara; como si trabajaran por gusto.

Racismo/‘black face’

El término ‘black face’ se refiere a una práctica en la que una persona de tez blanca oscurece su piel o exagera sus facciones para caracterizar a una persona afrodescendiente.

Como se mencionó al inicio de esta nota, el youtuber sube videos a su canal donde hace ‘Un día como...’, y a finales de 2020 lo hizo con la película recién estrenada en ese entonces, Soul, cuyo protagonista es un hombre afrodescendiente.

Aponte ‘caracterizó’ a uno de sus amigos para que se ‘asemejara’ al principal de Soul pintando su piel oscura y exagerando rasgos faciales como los labios o la nariz; el video le valió una gran crítica por parte de la gente. Tan así fue, que optó por eliminarlo y ‘ofrecer una disculpa’:

“Quiero pedirles una disculpa por el cosplay de mi último video. Estuvo mal y mi intención nunca fue ofender a nadie y mucho menos burlarme. Aprendimos algo nuevo y es de sabios corregir los errores. De parte mía y de mi equipo de trabajo sinceras disculpas. No volverá a suceder”, escribió en su cuenta de Twitter.

Agresión de género

Una más es la que derivó en su expulsión de la Universidad Iberoamericana, donde estudiaba la licenciatura, porque “se le acreditó una agresión de género”. “Tras recibir una queja formal de una alumna, el comité de Género investigó, entrevistó testigos de las partes involucradas y envió el dictamen y la recomendación a la Dirección General de Formación e Incidencia Ignaciana, instancia que asumió la recomendación”, se lee en un comunicado de la universidad.

Al respecto, Aponte no hizo nada mas que decir en una historia de Instagram: “La buena noticia es que ahora van a poder ver más contenido extraño en mi canal de YouTube. ¿Sabes lo impresionante de eso? Tiempo libre para hacer cosas raras todos los días”.

Bullying a cuerpos no normativos

El anuncio que hizo de su más reciente video, donde realizará su propia versión de El Juego del Calamar se puede observar a un grupo de personas con enanismo vestidas con los uniformes verdes que salen en la serie coreana.

Los internautas de inmediato condenaron que Aponte eligiera para su video a personas con esta condición y comentaron que era un acto irrespetuoso y de bullying.

No es la primera vez que el youtuber hace esto; para el video de la película Luca también recurrió a actores con enanismo para interpretar algún personaje. De igual forma, ha utilizado a niños en sus videos, que evidentemente no son conscientes del trasfondo de los mensajes de Aponte.

¿Por qué deben dejar de replicarse los discursos que Memo Aponte replica en sus videos?

Una persona que disfruta de la polémica como Aponte (él ha expresado abiertamente que le gusta detonar estas dinámicas) y realiza un ‘trabajo’ que fomenta el racismo, el bullying y la misoginia no contempla que ese tipo de contenido refuerza las opresiones sociales que grupos minoritarios han padecido históricamente.

Por ello, utilizar a una persona que posee características físicas diferentes a lo ‘normativo’ para ‘hacer comedia’ valida estereotipos y discursos de discriminación.

Debido a la proyección en redes sociales y a los millones de seguidores que el influencer ostenta, estos discursos parecen tener una valdidez en la que ‘una mayoría’ acepta dichas acciones.

Las personas que lo siguen (generalmente público infantil y menor de edad) son propensas a compartir y reproducir su ‘humor’ y todos los discursos negativos detrás de sus caracterizaciones.

¿Por qué no se ha hecho nada?

En redes sociales ha habido campañas que piden ‘cancelar’ a Memo Aponte, pero a pesar de que miles de personas exhortan a que deje de consumirse su contenido, este sigue siendo difundido y comentado, lo que inevitablemente le brindará atención y números.

Por otro lado, los trabajos previos que ha realizado en el doblaje de películas de Disney, donde ha prestado su voz en filmes como ‘Buscando a Nemo’, ‘Los Increíbles’ y ‘Toy Story 4′, o series como ‘Phineas y Ferb’, han contribuido a su ‘validación como figura pública.

En la página de Facebook de Aponte, que cuenta con más de ocho millones de seguidores, además de compartir su contenido, realiza publicaciones con imágenes que son compartidas miles de veces; es decir, la reproducción constante de su página y la interacción que genera inevitablemente lo hacen popular. Sin embargo, la proyección de sus discursos en millones de niños y jóvenes mantiene la normalización de actitudes que atentan contra la dignidad y las diversidades.