Entretenimiento

Adiós ‘copitas nocturnas’: Reina Isabel II deberá dejar el alcohol

Según fuentes cercanas al palacio, su bebida preferida suele ser un martini seco, gusto que comparte con el príncipe Carlos.

La Reina Isabel II generalmente goza de un buen estado de salud, y a sus 95 años se ve muy fuerte y sana. Pero a pesar de ello, sus médicos le restringieron el consumo de bebidas alcohólicas por cuestiones de salud, y le dijeron que solo podría consumirlo en ocasiones especiales, según relató una fuente cercana a la monarca al diario Vanity Fair.

“Se le ha dicho a la reina que deje de beber por la noche, que suele ser un martini”, dice un amigo de la familia real. Además, comenta que no es justo que le pongan restricciones a la monarca: “No es un gran problema para ella, no es una gran bebedora, pero parece un poco injusto que en esta etapa de su vida tenga que renunciar a uno de los pocos placeres”.

Aunque realmente no se le ha visto bebiendo en público mas que en un par de eventos oficiales, aparentemente disfruta de una bebida la mayoría de las noches. Según fuentes cercanas al palacio, su bebida preferida suele ser un martini seco, gusto que comparte con el príncipe Carlos.


En la cena, la reina suele disfrutar de una copa de vino dulce y, según declaraciones que hizo en alguna ocasión su difunta prima Margaret Rhodes, bebe una copa de champagne antes de acostarse.

Aparte de su predilecta bebida nocturna, la Reina es fanática del vino Dubonnet y la ginebra, que era el licor favorito de su mamá, la Reina Madre. De hecho, debido a este gusto, el año pasado el Palacio de Buckingham lanzó su propia marca de ginebra, y la Reina permite que se produzca vino espumoso de sus viñedos en Windsor Great Park.

El motivo de la restricción a la reina es que buscan que se conserve en óptimo estado de salud, sin exponerla a algún mal hábito, porque el próximo año se realizará la ceremonia de Jubileo de Platino, evento que celebrará 70 años de la Reina Isabel en el trono.

Desde ahora la titular del trono se encuentra ocupada con diversos eventos y preparativos para esta fiesta, y es por ello que su salud será especialmente cuidada por los médicos reales.


En los últimos días se le ha visto usando un bastón, incluida su visita a Gales, donde se dirigió al Parlamento de Gales, y al asistir a un servicio religioso en la abadía de Westminster, en Londres, para la conmemoración del centenario de la organización benéfica de las Fuerzas Armadas Royal British Legion.


Con información de Vanity Fair.