¿La consecuencia de la próxima gran crisis económica? Una nueva guerra
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿La consecuencia de la próxima gran crisis económica? Una nueva guerra

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿La consecuencia de la próxima gran crisis económica? Una nueva guerra

bulletUna nueva precaria situación económica podría darse en próximos años, en un contexto donde los nacionalismos van en crecimiento, lo que podría llevar a un conflicto armado.

Redacción
13/11/2018
Actualización 13/11/2018 - 12:51
El número récord de crisis migratorias puede ser un factor que desencadene un conflicto armado a gran escala
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La creciente desigualdad en las clases sociales y la falta de reformas económicas profundas podrían desencadenar una nueva crisis económica, cuya consecuencia más grande sería el inicio de un conflicto armado.

Un análisis de la organización Project Syndicate, en colaboración con el Foro Económico Mundial (FMI), señaló que la falta de reformas estructurales a nivel mundial ha desperdiciado el dinero que los bancos centrales de cada país inyectaron en sus economías.

“El exceso de liquidez, que no tuvo precedentes, que los bancos centrales invirtieron en sus economías no fue usado de la manera más eficiente. En su lugar, aumentaron el precio de los activos a nivel mundial a precios inclusos más altos que los de la crisis económica de 2008”, detalló el escrito.

Como ejemplo, el análisis advierte que en Estados Unidos, el precio en el mercado inmobiliario es 8 por ciento más alto que el registrado durante la burbuja inmobiliaria de 2006.

Además, la relación precio-beneficio, que mide si los precios de las acciones en el mercado están dentro de un margen razonable, es más alta que la registrada en la crisis económica de 2008 y la Gran Depresión de 1929.

Otro punto que juega en contra de esta situación es la parálisis política que viven países como Alemania e Italia, que han invertido más tiempo en lograr acuerdos para formar gobiernos de coalición que en gobernar.

Sin embargo, a diferencia de la crisis económica de hace una década, el estudio indicó que ahora el mundo experimenta un contexto en el que las posturas nacionalistas, ejemplificadas en la política del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, son más comunes.

“Los periodos prolongados de dificultades económicas se caracterizan por una antipatía hacia los grupos minoritarios o los países extranjeros, posturas que pueden fomentar inestabilidad, terrorismo o incluso guerra”, subrayó.

Esta situación provoca preocupantes situaciones de desigualdad social, que podría ser uno de los factores clave que detone la siguiente gran crisis económica mundial.

El trabajo apuntó que por ello el panorama internacional es preocupante, pues incluye un número récord de crisis migratorias, ansiedad frente a la globalización y el apoyo de posturas nacionalistas,

“Todos esos son síntoma de políticas públicas fallidas que pueden convertirse en puntos que detonen la próxima crisis económica”.

“Debemos de estudiar la posibilidad de que la próxima crisis económica pueda llegar a una confrontación armada a gran escala”, advirtió.