Economía

Subida de precio de tonelada del maíz ‘pone en apuros’ a las tortillerías

La tonelada de maíz subió 600 pesos en esta quincena de marzo, 7.8% más cara que en febrero.

En menos de 30 días, el costo por tonelada de maíz subió 600 pesos para las tortillerías.

El 23 de febrero, los comercializadores de maíz ofrecían la tonelada a 7 mil 600 pesos. Para el 16 de marzo, la tonelada de maíz se pagaba en 8 mil 200 pesos. Es decir, el costo por tonelada subió 7.89 por ciento en menos de un mes.

Las escaladas recientes en el costo del maíz han sido extraordinarias para los tortilleros. Según reportes de costos proporcionados por las mismas comercializadoras, la tonelada se pagaba en 7 mil 400 pesos el 14 de enero. Para el 1 de febrero, la cifra subió a 7 mil 550 pesos, y luego a 7 mil 600 pesos al 23 de febrero. Es decir, la escalada fue de 2.70 por ciento en 40 días. Entre mediados de enero y marzo, el encarecimiento fue de 10.81 por ciento.

Los aumentos obedecen al alboroto en los mercados causado por la invasión de Rusia a Ucrania, dos de los principales productores y exportadores de maíz en el mundo. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), los futuros del maíz cotizaron en niveles récord después de que estallara el conflicto.

“Sí había habido un aumento, pero se había estabilizado el precio. Desde que empezó el conflicto entre Rusia y Ucrania, ha venido de incremento e incremento. Antes se daba cada ocho días, ahora se viene viendo diario”, comentó en entrevista Ismael Silva, representante del municipio de Tultitlán (Estado de México) en el Consejo Nacional de la Tortilla.

La demanda por maíz estadounidense aumentó de golpe por parte de países que suelen comprarle a Ucrania, elevando los precios, según un análisis del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA). Cabe recordar que México es el segundo mayor importador de maíz a nivel global y que le compra sobre todo a Estados Unidos.

Los tortilleros, sin embargo, acusaron que algunas empresas están acaparando el maíz ante la incertidumbre por abasto y precios.


Representantes del Consejo Nacional de la Tortilla y del Consejo Rector de la Tortilla Tradicional sospechan que las comercializadoras, en un ejercicio especulativo, se están negando a vender parte de sus inventarios. Reportes de costos de algunas de estas empresas niegan ventas al mayoreo desde principios de marzo y advierten sobre “precios sujetos a cambios sin previo aviso”.

Y falta lo que digan las harineras. El costo por tonelada subió 800 pesos (de 13 mil 900 a 14 mil 700) el 1 de febrero. Aunque los aumentos suelen ser anuales, las tortillerías anticipan otra escalada en marzo o abril. En 2021, las harineras hicieron dos revisiones al alza en sus precios, algo que nunca había pasado, según productores de tortilla.

A eso se suman otras presiones inflacionarias para las tortillerías, como el gas y el acero utilizado para maquinaria y sus refacciones. Esto se traducirá en mayores costos y, eventualmente, aumentos de precios al consumidor.

La tortilla cerró febrero con una tasa anual de inflación de 18.05 por ciento, lo más cerca que ha estado a su máximo histórico (18.79 por ciento). El kilo se vende a 20 pesos en la Zona Metropolitana del Valle de México, alcanzando los 27 pesos en algunos estados. Se espera que suba aún más a lo largo del mes.