Economía

G20 respalda impuesto global a multinacionales como Google o Facebook

Se busca prevenir que las firmas grandes usen paraísos fiscales con bajas tasas de impuestos.

Los líderes de Finanzas de los países del Grupo de los 20 respaldaron una vasta revisión del sistema de impuestos internacionales que incluye planes de aplicar un gravamen corporativo global mínimo de 15% para prevenir que las compañías grandes utilicen paraísos fiscales con bajas tasas de impuestos.

Los ministros de Finanzas del grupo aprobaron el plan el sábado en una reunión en Venecia.

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo que la propuesta pondría fin a una “competencia internacional de impuestos contraproducente” en la que desde hace años muchos países han rebajado sus tasas para atraer a las compañías.

Yellen agregó que esa ha sido “una carrera que nadie ha ganado. Lo que ha hecho en lugar de ello es privarnos de recursos necesarios para invertir en nuestro pueblo, nuestras fuerzas laborales y nuestra infraestructura”.

Los próximos pasos incluyen trabajar más los detalles en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sede en París, y una decisión final en la cumbre que el G20 celebrará el 30 y 31 de octubre en Roma.

La implementación del plan, esperada a partir de 2023, dependería de acciones a nivel nacional. Los países promulgarían en sus leyes los nuevos requerimientos de impuestos mínimos. Otras partes podrían requerir un tratado formal. La propuesta fue aprobada el 1 de julio en conversaciones entre más de 130 países convocadas por la OCDE.

Italia recibió a los ministros de Finanzas en Venecia porque ocupa la presidencia rotativa del G20, que representa más de 80 por ciento de la economía mundial.


El evento también atrajo a cerca de 1,000 manifestantes detrás de la pancarta “We Are The Tide (Somos la Ola)”, una organización coordinadora conformada por ambientalistas y defensores de la justicia social, entre ellos detractores de los cruceros y de las hordas de turistas que éstos llevan a la ciudad en la laguna. Un grupo pequeño tuvo roces con la policía el sábado después de separarse de un área autorizada para las protestas.

Estados Unidos de antemano tiene un impuesto mínimo para sus empresas sobre ganancias obtenidas en el extranjero, pero el presidente Joe Biden ha propuesto aumentar la tasa al doble, a 21 por ciento, lo que sería mayor que el mínimo global propuesto. Elevar la tasa es parte de una propuesta más amplia para financiar el plan de empleos e infraestructura de Biden, aumentando la tasa de impuestos corporativos en el país de 21 a 28 por ciento.

Yellen dijo sentirse “muy optimista” de que la ley de infraestructura e impuestos de Biden “incluirá lo que necesita Estados Unidos para estar en conformidad” con la propuesta de impuesto mínimo.

Los congresistas republicanos han expresado su oposición a la medida. El representante Kevin Brady, el republicano de mayor rango en la Comisión de Medios y Arbitrios, que redacta leyes de impuestos, fustigó el acuerdo de la OCDE.

“Esta es una rendición económica ante China, Europa y el mundo, que el Congreso rechazará”, sostuvo.

La propuesta de impuesto global busca disuadir a las firmas internacionales más grandes del mundo de que use esquemas legales y de contabilidad para cambiar sus ganancias a países en los que deben pocos o ningunos impuestos —y donde la compañía tendría pocos o nulos negocios en la actualidad. Bajo el mínimo, las compañías que eludan el pago de impuestos sobre ganancias en el extranjero los pagarían en sus países. Eso eliminaría incentivos para usar paraísos fiscales o crearlos.

De 2000 a 2018, las compañías estadounidenses registraron la mitad de todas las ganancias extranjeras en siete jurisdicciones de impuestos bajos: Bermudas, las Islas Caimán, Irlanda, Luxemburgo, Holanda, Singapur y Suiza.

Yellen confía en que EU apruebe pacto fiscal en 2022

La secretaria del Tesoro confió este domingo en que el Congreso de Estados Unidos pueda aprobar en la primavera de 2022 uno de los pilares del acuerdo fiscal global consensuado.

Los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del G20 han apoyado este sistema que se basa en dos pilares. Uno es el modo de asignar un porcentaje de los beneficios de las empresas a ciertas jurisdicciones para que paguen impuestos donde operan, aunque no tengan presencia física.

El otro es la aplicación del impuesto del 15 por ciento a las empresas con una facturación de al menos 890 millones de dólares.

La intención es que los países definan los cabos sueltos que quedan en los próximos meses para que los líderes del G20 puedan aprobarlo en la cumbre que celebrarán en Roma en octubre, y que el sistema se empiece a aplicar en todo el mundo antes de finales de 2023.

Para que Estados Unidos se sume al pacto necesita el respaldo del Congreso y Yellen señaló en una rueda de prensa este domingo que el Legislativo podría aprobar el primer pilar en la primavera de 2022.

Ya el sábado, dijo que esperaba que el segundo, el que se refiere a la tasa mínima sobre impuesto de sociedades de al menos el 15 por ciento, fuera respaldado este año.

Con información de EFE y AP