Economía

Biden lanza ‘megaplan’ de infraestructura de 2 billones de dólares

El ‘American Jobs Plan’, como lo denominó el presidente, establece un programa de 8 años que incluye 620 mil mdd para transporte y 650 mdd para iniciativas sobre el agua e internet.

El presidente Joe Biden presentó un plan de infraestructura estadounidense de 2.25 billones de dólares este miércoles, preparando el escenario para una batalla prolongada sobre su segundo gran programa económico después de que su paquete de ayuda para la pandemia avanzara relativamente sin problemas en el Congreso.

“Vamos a traer a todos”, prometió Biden en un discurso en Pittsburgh, diciendo que el crecimiento económico pasado había dejado fuera a grandes sectores de la sociedad estadounidense. “A todos nos va mejor cuando a todos nos va bien”.

El American Jobs Plan, como lo denominó el presidente, establece un programa de ocho años que incluye 620 mil millones de dólares para transporte y 650 mil millones de dólares para iniciativas como agua más limpia y banda ancha de alta velocidad. El plan de Biden también asignaría 580 mil millones de dólares a la fabricación estadounidense, que incluiría 180 mil millones de dólares para un mayor programa de investigación y desarrollo no relacionado con la defensa que se haya registrado y 400 mil millones de dólares para el cuidado de personas mayores y discapacitados.


“Es hora de construir nuestra economía desde el medio”, dijo Biden, y dijo que su plan “recompensa el trabajo, no solo la riqueza”.

Biden añadió que estaba abierto a ideas alternativas de los legisladores, incluidos los republicanos, pero estaba decidido a impulsar un programa que calificó de vital para apuntalar la debilitada competitividad de Estados Unidos frente a otras naciones lideradas por China.

“El resto del mundo se está acercando y acercando rápidamente”, advirtió.

Aumentos de impuestos

Pero Biden enfrentará una feroz oposición de los legisladores republicanos, especialmente por su propuesta de pagar el paquete con aumentos de impuestos. El presidente quiere aumentar el impuesto sobre la renta de las empresas al 28 por ciento y establecer un impuesto mínimo del 21 por ciento sobre las ganancias corporativas globales. Si bien el gasto sería temporal, los aumentos de impuestos serían permanentes, al menos hasta que se promulgue una nueva legislación para cambiarlos.


El plan también se centra en abordar las desigualdades y lo que la administración promete será la creación de millones de puestos de trabajo, muchos de ellos en sindicatos.

Biden habló en un centro de formación de carpinteros en Pittsburgh y fue presentado por un miembro del sindicato. Esbozó el nuevo plan en la misma ciudad donde realizó su primer mitin de campaña hace casi dos años, en un salón de Teamsters con el compromiso de luchar por los estadounidenses de clase media.

El ETF SPDR S&P 500 cambió poco en las operaciones extendidas después de que las acciones estadounidenses subieron en anticipación a la presentación formal de su plan por parte de Biden. El fabricante de vehículos eléctricos Workhorse Group lideró a sus pares después del discurso.

Caballo de Troya

El plan de Biden resultará mucho más complejo de promulgar que el proyecto de ley de ayuda para la pandemia de 1,9 billones de dólares que el presidente promulgó a principios de este mes. Los republicanos se oponen firmemente a los aumentos de impuestos, y la amplitud de las medidas invitará a batallas partidistas, así como a la discordia entre demócratas moderados y progresistas.

“Es como un caballo de Troya que se llama infraestructura”, dijo el miércoles el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell. “Pero dentro del Caballo de Troya habrá más dinero prestado y aumentos masivos de impuestos en todas las partes productivas de nuestra economía”.

Biden dijo que llevaría a los republicanos a la Oficina Oval y estaba abierto a “negociaciones de buena fe” con los legisladores que quieran seguir adelante con el importante plan de infraestructura. Dijo que una cuestión pendiente en los asuntos internacionales es ahora si “las democracias pueden cumplir con su pueblo” en un momento en que las autocracias están avanzando.

El acercamiento bipartidista comenzó invitando a republicanos de los comités relevantes a reuniones informativas con Brian Deese, el director del Consejo Económico Nacional.

Pero un proyecto de ley de gasto en infraestructura no necesariamente necesita el apoyo de los republicanos para convertirse en ley. Los demócratas del Congreso podrían optar por encajar muchas de las propuestas del presidente en uno o más proyectos de ley de reconciliación presupuestaria, que solo requieren una mayoría simple de votos en el Senado, aunque algunos elementos pueden enfrentar desafíos de reglas parlamentarias para su inclusión en dicha legislación.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo a los miembros de su caucus el lunes que su objetivo es pasar el proyecto de ley de infraestructura a través de su cámara para el 4 de julio, aunque podría pasar a finales de ese mes, según una persona familiarizada con el asunto. Ese cronograma podría permitir que el Senado apruebe la versión final antes del receso de agosto del Congreso.

Con información de José López Zamorano / Corresponsal