CDMX

Uber sobre el impuesto del 2% a apps de reparto: ‘No son maneras de solucionar’

Desde el 15 de enero, el Gobierno de la CDMX comenzó a cobrar un impuesto del 2% a las apps de reparto por usar la infraestructura pública de la metrópoli.

La firma de delivery y transporte Uber reviró contra el impuesto del 2 por ciento que el Gobierno de la Ciudad de México comenzó a cobrar el pasado 15 de enero de 2022 por el uso de la infraestructura pública de la capital del país.

Creemos que esta no es la manera de solucionar, poner impuesto a una economía que ya paga. Entonces, como siempre, estamos dispuestos y abiertos a hablar con las autoridades para encontrar mejores alternativas”, dijo en conferencia María Eugenia Zurita, directora de comunicación en Uber.

Agregó que las empresas de la economía digital, como Uber, ya retienen impuestos de sus conductores y repartidores, y que pagan impuestos federales en el país, como IVA, ISR, además de impuestos locales como el predial, con el propósito de mejorar la infraestructura de la Ciudad.

El nuevo impuesto del dos por ciento se cobrará a todas las empresas de entrega como Rappi, Amazon, Mercado Libre, Uber Eats y Didi por utilizar la infraestructura de la metrópoli.

De acuerdo con una encuesta realizada por la empresa, sus repartidores y conductores rondan entre los 18 y 50 años de edad, siendo la mayoría de estos hombres.

A inicios de enero, el colectivo Ni Un Repartidor Menos presentó un oficio para impugnar contra el nuevo impuesto, el cual entregó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.(CNDH) y al Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED).

“La Ciudad de México pretende, sin decirlo abiertamente, establecer el pago de un aprovechamiento (impuesto), por el uso de la infraestructura, siendo en sí, el equivalente a cobrar un derecho de piso por transitar en la Ciudad de México, cuando el libre tránsito se encuentra garantizado por la propia Constitución”, apuntó el colectivo en su oficio.


Agregan que el uso de la infraestructura de la Ciudad de México, lo hacen todas las personas que viven y transitan por ella, incluyendo vehículos de reparto de las empresas como: refresqueras; de alimentos; vestido; calzado; artículos de belleza y demás.

Alertaron que el impuesto que inició en la Ciudad de México podrían replicarlo otras entidades, “como opción para allegarse de recursos”.

Refieren que el Gobierno de la Ciudad de México se ha reunido con las distintas Cámaras de Comercio, quienes en realidad no son los verdadera y directamente afectados por el pago del aprovechamiento del impuesto del 2 por ciento.

“Termina afectando al repartidor de los artículos, ellos en promedio ganan 20 pesos por cada entrega, dichas entregas son en general de 200 pesos cada una, la aplicación del 2 por ciento sobre las entregas vendría a representarles el 20 por ciento de sus ingresos más el ISR correspondiente”, apuntaron en el documento.