Bloomberg Businessweek

Reliable Robotics sueña con llenar los cielos de aviones autónomos

La startup ha iniciado pruebas con un Cessna sin piloto de FedEx y el plan es pasar de los aviones de carga a los de pasajeros.

El avión Cessna 208 que en el último mes ha cruzado los cielos de California no revela nada inusual en su exterior, pero su interior parece fruto de la ciencia ficción: es una aeronave que maniobra en tierra, despega, maniobra en el aire y aterriza sin piloto.

La maquinaria y el software que le permiten volar por sí solo provienen de la startup llamada Reliable Robotics Corp., que ha pasado cuatro años trabajando en vuelos autónomos. La compañía tiene dos aeronaves, pero su plan es llenar el cielo con aviones sin piloto que transporten carga y pasajeros.

La historia de Reliable comienza con la de su cofundador y director ejecutivo Robert Rose. Su intento de convertirse en piloto siendo universitario terminó por falta de dinero, pero en 2016 había ganado lo suficiente como para darle otra oportunidad a su sueño. Rose, quien había pasado su carrera construyendo autos autónomos y naves espaciales para Tesla y SpaceX, esperaba que los aviones se hubieran modernizado desde la última vez que subió a una cabina, pero se encontró con la misma tecnología de hace décadas.


Mientras pilotaba tuvo mayor consciencia de sus oxidadas habilidades y su mortalidad, así como de la gran dependencia que la máquina aún tenía de un piloto humano. Eso lo sorprendió.

“Mi primer pensamiento fue: ‘Vaya, es una locura que a una persona le permitan hacer esto’”, dice. “Hay toda esta navegación que debes dominar y todas las comunicaciones que tienes que hacer entre otros aviones y seguir las instrucciones del control de tráfico aéreo. Hay capas y capas de cosas. Mientras tanto, estás a un error de sufrir un accidente fatal. Me preguntaba, ‘¿cómo no hacemos algo al respecto?’”

Rose fundó Reliable en 2017 con Juerg Frefel, un antiguo colega de SpaceX. El dúo se instaló en el garaje de Rose en Los Altos, California, con la intención de desarrollar una tecnología mejorada de pilotaje automático. Esperaban aprovechar los sistemas mecánicos y de posicionamiento disponibles en la mayoría de los aviones, comprar un par de sensores comerciales y unir todo con un software inteligente que pudiera tomar los tipos de decisiones que generalmente hacen los pilotos.

Sin embargo, en cada paso del camino, descubrieron que el equipo existente no servía para hacer el trabajo. “No se puede tener una conversación seria sobre eliminar al humano del avión con estas piezas, significaba que debíamos construirlas”, explica Rose.

Hoy Reliable tiene una oficina en Mountain View, California, donde algunos ingenieros escriben software y otros confeccionan la electrónica, los actuadores y otras maquinarias que deben instalarse en un avión. El trabajo práctico se lleva a cabo en el hangar de la empresa en el cercano aeropuerto de San Martín. Durante una visita realizada recientemente, Rose y Frefel presentaron el funcionamiento interno de su avión a un reportero por primera vez

Los pilotos de grandes aviones de pasajeros a menudo realizan el despegue y luego dejan que el software se encargue de volar y aterrizar. En aviones más pequeños, el piloto puede despegar, trazar un rumbo y luego dejar que el sistema de piloto automático haga los ajustes necesarios para ir del punto A al punto B. Sin embargo, los pilotos deben ocuparse de las comunicaciones con el control de tránsito aéreo y sus pares en el aire, e intervenir ante algo inusual.

Todos los sistemas de piloto automático están diseñados teniendo en cuenta al piloto humano; por eso para Rose y Frefel, desarrollar un sistema autónomo fue abordar un problema completamente diferente.

El factor humano interviene en más del 70 por ciento de los accidentes fatales, según datos federales y comerciales. La tesis de Reliable, compartida por otros en la industria de la aviación, es que las computadoras pueden reaccionar de manera más rápida y segura que las personas. Los pilotos están capacitados para evaluar un problema y verificar una lista de solución de problemas, encontrar la página correcta y seguir las instrucciones para cualquier problema que hayan encontrado. El software, que usa sensores y chips para resolver el problema, debería poder entrar en acción y solventarlo de inmediato.

La tecnología de Reliable está aún muy, muy lejos de afrontar ese tipo de prueba. En este momento, su piloto de pruebas se sienta dentro del avión para lidiar con las emergencias y satisfacer a la Administración Federal de Aviación estadounidense (FAA).

Las comunicaciones con la torre de control son manejadas por un piloto remoto en la sede de la empresa. Este piloto recibe de la torre la autorización para el despegue, le da una ruta al avión y luego se sienta y observa para asegurarse de que todo vaya según el plan. En sus vuelos de prueba en febrero, Reliable demostró que esta operación funcionaba.

El Cessna del que hablamos al principio pertenece a FedEx y el plan de Reliable es comenzar primero a cubrir rutas de carga en zonas remotas. La idea es que la flota de aviones pequeños de FedEx pueda operar con más frecuencia y a un costo menor. Los sistemas de Reliable cuestan seis cifras y su instalación lleva semanas. La compañía espera que el precio baje. También quiere pasar de rutas remotas a rutas urbanas, e incluso trasladar pasajeros humanos.

Él espera que algún día el control de misiones de Reliable sea dirigido por personas capacitadas para el trabajo, al igual que un controlador aéreo hoy en día, en lugar de pilotos. “Un avión autónomo es una cosa estupenda”, dice Dezso Molnar, diseñador y piloto de aviones. “Volar un avión no es difícil, pero manejar las reglas que pueden hacer que vayas a la cárcel es el desafío que la gente encuentra abrumador”.

Antes de volar aviones autónomos a cualquier escala, Reliable debe demostrarle a la FAA que su tecnología puede hacer frente a emergencias a través de una combinación de simulaciones por computadora y vuelos. También tiene que conseguir que la agencia acepte el uso de pilotos remotos. “Los pilotos remotos no comprenden el contexto cuando ocurren problemas y, a menudo, pueden causar tantos líos como los que solucionan”, dice Mark Moore, un experto aeroespacial que pasó décadas en la NASA y luego trabajó en la tecnología de taxis aéreos de Uber.

La tecnología de Reliable es un reto para la FAA, pero también el número cada vez mayor de aviones nuevos. En un comunicado, la agencia federal dijo que estaba a la altura del reto. “La FAA tiene muchas iniciativas para asegurar que las capacidades de nuestro personal técnico se adapten al cambiante sistema aeroespacial”, dijo la portavoz Crystal Essiaw.

En el futuro cercano, Reliable, que ha conseguido un fondeo de más de 30 millones de dólares, se centrará en realizar pruebas de vuelos autónomos y recopilar datos para presentarlos al gobierno. También debe reducir el costo y el peso de su equipo, y resolver detalles como el desarrollo de sistemas de visión.

A pesar de estos obstáculos, Rose espera efectuar vuelos de carga para fines de 2022 y cree inevitable que, algún día, los aviones robóticos sean algo común. “Antes del COVID, el movimiento aéreo de bienes y personas era el mayor en la historia”, dice. “Creo que a medida que bajen los costos, gracias a esta tecnología, veremos entre cuatro y cinco veces más vuelos por día”.

Ashlee Vance

Este texto es parte del especial de la revista Bloomberg Businessweek México de ‘¡Paren las fábricas! No hay semiconductores… mexicanos’. Consulta aquí la edición fast de este número.

Bloque HTML de muestra