Transporte y Movilidad

Coinciden planes de logística, transporte y movilidad por un mundo mejor

Empresas buscan contribuir a la conservación y rescate del medio ambiente, aquí algunas de las acciones que compartieron por el Día Mundial del Medio Ambiente.

El próximo 5 de junio se celebrará el Día Mundial del Medio Ambiente y diversas empresas automotrices y del transporte en México comparten algunas de sus estrategias, acciones y tecnologías que han desarrollado para contribuir a la reducción de contaminantes en distintos aspectos y mejorar la movilidad.

José Zozaya, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) dijo en este sentido que para lograr que la electromovilidad sea una realidad, es necesario lograr un ecosistema integral en el que se optimice la transferencia tecnológica, se procuren incentivos de fabricación, así como políticas públicas que permitan a los usuarios acceder a los vehículos cero emisiones.

“Para alcanzar una movilidad integral la promoción de vehículos electrificados debe de extenderse al sistema de transporte de pasajeros, vehículos de carga y logísticos, así como vehículos compactos para el servicio público y privado, sin olvidar la infraestructura de soporte requerida”.

Con un plan al 2050

En los últimos años, Toyota ha impulsado tecnologías amables con el medio ambiente. Para el 2050 busca eliminar todas las emisiones de CO2 del ciclo de vida de los vehículos, desde los materiales, los componentes, hasta su manufactura.

También busca reducir a un 90 por ciento las emisiones de sus vehículos nuevos comercializados a nivel global, ofertando autos híbridos eléctricos, híbridos enchufables, eléctricos con celdas de hidrógeno y los totalmente eléctricos.

Entre sus planes para 2025, todas sus líneas de vehículos deberán tener por lo menos una opción electrificada.

Además, puso la primera piedra de lo que será su Woven City, cuyo ecosistema estará conectado totalmente por celdas de combustible a base de hidrógeno en un terreno de 70 hectáreas muy cerca del Monte Fuji, en Japón.

Una economía circular

El fabricante de neumáticos, Bridgestone se fija el propósito de disminuir el 50% de sus emisiones de carbono globales para 2030. Para México, la marca ha puesto en marcha

diferentes iniciativas, como la adecuación de las calderas de respaldo para que utilicen diésel para la generación de vapor en vez de combustóleo, esto la llevó a disminuir, tan solo en 2020, un 17 por ciento las emisiones generadas en su operación, respecto al año anterior.

Entre otras acciones, ha implementado una economía circular en la que utiliza materiales 100 por ciento sostenibles en sus productos. Su planta de Cuernavaca, Morelos, tiene un índice de reciclaje de residuos del 97 por ciento, así como un programa de fabricación de “llancreto”, material que es utilizado para la pavimentación, a partir de llantas en desuso.

Tecnología sostenible en el transporte de pasajeros

La portación del fabricante Mercedes-Benz Autobuses es el desarrollo de tecnología e ingeniería que aplica en cada motor y cada autobús que produce para el autotransporte mexicano de pasajeros su tecnología BlueTec® 5 con certificación EURO V, la cual contribuye a disminuir los óxidos de nitrógeno (NOx) convirtiéndolos en vapor de agua y nitrógeno. La armadora estima que a través de sus unidades moviliza 39 millones de personas diariamente.

Por una logística sostenible

Otro caso, en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, es el que se dio entre la cadena de suministro del productor Mondeléz International y CHEP, el fabricante de tarimas y pallets.

En México, desde hace 10 años ambas empresas pusieron en marcha un plan, que en los últimos cinco años los ha llevado a dejar de emitir un total de 29 mil 963 toneladas de emisiones de CO2 y evitar la tala de 123 mil 328 árboles, al utilizar maderas provenientes de fuentes 100 por ciento sustentables

Aunado a esto CHEP trabaja en un modelo de economía circular en el que los pallets o tarimas son enviados a sus clientes para ser utilizados en los procesos de producción, almacenamiento y distribución de productos hasta el punto de venta, que luego recupera CHEP para darles mantenimiento e iniciar un nuevo ciclo.