Este nuevo robot japonés está diseñado para 'hackear' tus emociones
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Este nuevo robot japonés está diseñado para 'hackear' tus emociones

COMPARTIR

···
menu-trigger

Este nuevo robot japonés está diseñado para 'hackear' tus emociones

bulletLovot tiene un aspecto entre búho y pingüino, y está destinado a vivir en casa, donde su único trabajo es vagar, pedir abrazos y, en general, actuar como una mascota adorable que ayuda a relajarte después de un largo día.

Bloomberg /Pavel Alpeyev
18/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Con grandes ojos atentos y un cuerpo afelpado que es cálido al tacto, el nuevo robot desarrollado en Japón está diseñado para hackear las emociones humanas.

Lovot tiene un aspecto que refleja un cruce entre búho y pingüino, y está destinado a vivir en casa, donde su único trabajo es vagar por la casa, pedir abrazos y, en general, actuar como una mascota adorable que ayuda a relajarte después de un largo día. Es la creación de Kaname Hayashi, un exdiseñador y desarrollador de autos de carreras de Fórmula Uno que trabajó en la creación de Pepper, el intento de Masayoshi Son de crear asistentes humanoides.

"Este robot no hará tu trabajo. De hecho, podría estorbar”, dijo Hayashi. “Todo acerca de este robot está diseñado para crear apego”.

Hayashi fundó Groove X hace tres años con el objetivo de construir y vender robots amigos, como R2-D2 o Doraemon de Japón. Al evitar algunas de las dificultades de diseño de sus predecesores y duplicar la inteligencia artificial, Hayashi está apostando a que su producto tendrá éxito donde otros han fallado.

El Lovot no habla, pero en cambio hace ruidos que suenan como maullidos y chirridos mezclados, por lo que no hay una interacción similar a Siri que pueda parecer incómoda. El robot de 40 centímetros de altura tampoco pone música ni se conecta con tu calendario, porque, bueno, tampoco lo hace tu perro o gato. Lo que podría ser similar son los ojos de Lovot, que se componen de seis capas gráficas e imitan el movimiento involuntario de los ojos.

También viene con una impresionante variedad de sensores y hardware informático que normalmente se utiliza para la conducción autónoma. Esto permite que el robot actúe con un nivel de autonomía y conocimiento que uno podría esperar de una mascota pequeña, dijo Hayashi. Lovot utiliza chips que suelen encontrarse en aplicaciones de grado industrial. Eso permite que Groove X actualice los algoritmos de aprendizaje profundo responsables de los robots de navegación y detección. "Su nivel de inteligencia es un poco más alto que el de un hámster", dijo Hayashi.

El calor perdido generado por el sistema de cómputo se canaliza a la superficie del dispositivo, lo que le da una temperatura ligeramente superior a la de los humanos. Con un peso aproximado de 3 kilogramos, similar a un bebé, Lovot está diseñado para estar en brazos. Su cuerpo está cubierto por más de 50 sensores que detectan el tacto. Si lo tratas de manera brusca, lo recordará y te evitará la próxima vez. Abrázalo y se dormirá en tu regazo.

Lovot también está equipado de tres cámaras (180 grados, profundidad y temperatura) para mapear y navegar por el entorno circundante. Puede recordar hasta mil personas y distinguir hasta 100 al mismo tiempo.

Pero toda esta magia de alta tecnología no es barata. Junto con un puerto de carga, una máquina costará alrededor de 3 mil dólares e incluirá un plan mensual desde 90 dólares. Hayashi dijo que al principio, el precio solo cubrirá el costo de fabricación. La compañía planea comenzar las ventas en Japón a fines del próximo año, dirigidas principalmente a mujeres y ancianos.

"Este es un paso adelante para responder a la pregunta de qué deben hacer los robots en el hogar", dijo Hayashi. "Estamos abriendo una nueva puerta aquí".