Tech

¿Dejarías tu auto si tuvieras una app que te ofrezca desde patines hasta taxis?

Whim es una startup finlandesa que está cambiando la forma de trasladarse en varias ciudades europeas y en Tokio.

La idea es simple: un servicio de transporte tan bueno que nunca más necesitarás un automóvil.

Es en lo que la startup finlandesa MaaS Global Oy ha trabajado desde 2015. La compañía desarrolló la aplicación móvil Whim, que ya se utiliza en varias ciudades europeas y en Tokio.

En la capital de Finlandia, el país más feliz del mundo, el 12% de los usuarios ya dice que el programa les ha impulsado a renunciar a sus automóviles, y muchos de ellos dicen que planean hacerlo.


MaaS Global, cuyos inversores incluyen BP Plc, Mitsubishi Corp. y Toyota Financial Services, dice que su aplicación puede solucionar la congestión urbana y reducir la contaminación.

El director ejecutivo, Sampo Hietanen, dice que crear un mundo en el que sea más conveniente no tener automóvil es una forma obvia de reducir las emisiones de carbono en el sector del transporte. Solo en Estados Unidos, el transporte representa casi el 30% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, más que cualquier otra industria.

“Siendo realistas, si queremos abordar las emisiones de CO2 del transporte, tenemos que encontrar una forma de preservar nuestra libertad de movimiento de la misma manera que lo hace tener un automóvil”, declaró Hietanen en una entrevista.

Whim, que acaba de fusionarse con Wondo, rival español fundado por la empresa de infraestructuras Ferrovial SA, ofrece a los usuarios la opción de planificar y pagar un viaje a través de una única aplicación.


Proporciona acceso a una gama de servicios, como patines eléctricos, bicicletas urbanas, transporte público e incluso taxis de precio fijo en distancias cortas. Los servicios varían de una ciudad a otra, con hasta 300,000 personas que utilizan Whim en todo el mundo.

Tanto Whim como Wondo trabajan como planificadores de rutas, sugiriendo la mejor manera de ir de A a B, y ofrecen la opción de comprar boletos o reservar vehículos dentro de sus aplicaciones. Además de los planes de pago por uso, Whim tiene suscripciones mensuales, al igual que Netflix para entretenimiento.

“Hemos aprendido que el modelo de precios debe ser de pago por uso inicialmente, porque la gente primero quiere probar esto antes de comprometerse con las suscripciones”, dijo Hietanen, quien también es el fundador de la compañía.

Pero estudios recientes en Reino Unido y Países Bajos sugieren que las personas están muy apegadas a sus automóviles, y que estos servicios tienden a atraer principalmente a los viajeros que ya usan el transporte público.

“El valor de MaaS no está en vencer la conveniencia del automóvil privado, que es bastante poco realista, sino en crear una opción de viaje multimodal que ofrezca la oportunidad a las personas de ser parte de una iniciativa diseñada para crear actividades más habitables, socialmente inclusivas y futuros sostenibles”, escribieron Elena Alyavina, Alexandros Nikitas y Eric Tchouamou Njoya, de la Universidad de Huddersfield en el Reino Unido en una investigación.

Para Hietanen está claro que la industria aún está en una etapa temprana, y la verdadera promesa de la movilidad como servicio se hará evidente cuando se combine con vehículos compartidos autónomos (con suerte eléctricos) que pueden extender el mercado potencial más allá de los centros urbanos a las zonas rurales.

“Somos como Netflix cuando todavía enviaba DVD por correo a la gente”, dijo.

Además, el servicio solo será tan bueno como la red de transporte subyacente, y las ciudades donde se ofrecen estas aplicaciones tienden a tener ya implementadas extensas líneas públicas de trenes y autobuses.

Whim está disponible actualmente en Helsinki, Viena, Amberes, en la región de Birmingham en Reino Unido y en el área metropolitana de Tokio. El 1 de junio se lanzará en Suiza, la primera vez que un servicio MaaS abarcará todo un país.

Wondo opera en Madrid con planes de expandirse en España y Portugal, dijo Hietanen.

MaaS Global espera utilizar la red existente de la empresa Ferrovial para eventualmente llevar su servicio a Estados Unidos y Sudamérica, luego de que fracasaran sus planes de abrir en Miami, Vancouver y Chicago el año pasado.

“La creación del modelo de servicio es la clave para una oportunidad comercial gigantesca. Pero también es la clave para resolver los problemas de tráfico de las ciudades y su impacto ambiental”, “, declaró Hietanen.