Nacional

No hay riesgo de desabasto ante protestas de gaseros, asegura AMLO

El mandatario reiteró su compromiso de controlar el 50% del mercado para evitar que existan abusos por parte de las empresas.

Las protestas llevadas a cabo por gaseros en distintos puntos de la Ciudad de México no representan ningún riesgo de desabasto, aseguró este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“No creo que pase a mayores, ya se les está atendiendo, ya se tiene establecido el mecanismo de Gas Bienestar y lo podemos ampliar. No hay riesgo de desabasto”, dijo el mandatario en la conferencia matutina.

Reiteró que el compromiso de su administración es tomar las riendas de la mitad del mercado para que exista un control de los precios y así garantizar que no haya aumentos.


“El compromiso es que nosotros nos hagamos cargo del 51 por ciento del mercado, porque no había contrapeso. No es como en el caso de la distribución de gasolinas, ahí podemos garantizar que no haya aumento, en el gas no podíamos, por eso se fue para arriba porque cinco grandes empresa controlaba todo el gas y lo controlan todavía, por eso tomamos dos decisiones: establecer precios máximos y segundo, crear Gas Bienestar”.

Ayer, integrantes del Gremio Gasero Nacional se manifestaron afuera de la Secretaría de Energía, y llevaron a cabo bloqueos en distintos puntos de la capital. También, convocaron a un paro indefinido como protesta por las condiciones desfavorables en las que se encuentran tras la fijación de precios artificiales en el mercado de gas LP para tratar de contener el alza de este combustible.

Así mismo, exigieron que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) aumente en un peso el kilo de Gas LP, a fin de que comisionistas puedan incrementar su ganancia neta en el contexto de la fijación de precios máximos en ese mercado.

Sin embargo, esta petición fue rechazada por la Secretaría de Energía bajo el argumento de que el regulador energético únicamente toma en cuenta tres factores para fijar precios: el precio internacional del Gas LP, el precio de venta en la terminal de reparto y un porcentaje de ganancia adecuado para los distribuidores.