Nacional

La jueza cercana a AMLO que va por su tercer intento en Querétaro

Celia Maya García busca romper la histórica alternancia que el PRI y el PAN han mantenido en Querétaro.

Discreta, sencilla, amable, nunca ostentosa. Y como a su paisano Ricardo Anaya también “le indigna y le entristece la pobreza”.

A sus 71 años, es poco afín a las redes sociales; más bien es todavía de películas de Pedro Infante, de gustos como el mole de olla, música de Mozart y lecturas de Cicerón, la describen sus cercanos.

Su larga e intachable carrera de 44 años en el Poder Judicial la logró con un lema que le dio el éxito: “responsabilidad, conocimiento y constancia”, dice en sus actos de campaña. Y enfatiza: “Soy de una conducta intachable, no me voy a corromper nunca y sí soy incorruptible. En mi paso por la vida, esta virtud se ha fortalecido y no les voy a fallar”.


Sin negativos que se le conozcan, con su versatilidad ha sido jueza, magistrada, docente y política. Sus principios y valores la han llevado ya a ser candidata a la gubernatura de Querétaro por el PRD en 2003; candidata al Senado por la alianza PRD-PT-MC, en 2012; en 2015 contendió como candidata a la gubernatura de Querétaro por Morena, y tres años lo volvió a hacer por el mismo partido al Senado.

Hoy va de nueva cuenta por la gubernatura de su estado, como una de las personas de las mayores confianzas del presidente Andrés Manuel López Obrador. Tan es así que la nombró desde 2018 coordinadora de la defensa de la cuarta transformación en Querétaro, dejando fuera de la competencia a los 12 candidatos y candidatas restantes.

Sólo que –según anotan en la clase política queretana– fue su cercanía política y personal de más de 20 años con el Presidente lo que, paradójicamente, truncó el clímax de su carrera en el Poder Judicial.

Con el respaldo que a la prestigiada abogada le da haber sido desde ministerio público del fuero común, jueza en materia civil, magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Querétaro, además de 35 años de docencia preparando a nuevos abogados, en 2018 el presidente López Obrador la propuso como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.


Sin embargo, su propuesta fue rechazada en el Senado, precisamente por esa cercanía con el mandatario, porque se argumentó que ponía en duda su actuación imparcial en sus decisiones y votaciones en la Corte.

Su preparación y experiencia son amplias para el cargo. Licenciada en las carreras de derecho y contabilidad por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ); maestrías en derecho con especialidad en derecho fiscal y en impuestos por la misma universidad; estudios terminados en el doctorado en derecho, también en la UAQ.

En su trayectoria académica se cuentan también diversos cursos, seminarios, diplomados y especialidades en instituciones como la Universidad de Estudios de Posgrado en Derecho, la Escuela Judicial del Instituto de la Judicatura Federal, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, el Colegio de Secretarios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, la Comisión de Derechos Humanos de Querétaro, entre otros.

Con este cartel, Celia Maya García busca romper la histórica alternancia que el PRI y el PAN han mantenido en Querétaro, sólo que hoy el panista Mauricio Kuri la supera dos a uno y marca en las encuestas una preferencia del 57 por ciento del electorado queretano, por encima del lejano segundo lugar, con el 27 por ciento, de Morena.