Mundo

‘Desde el río hasta el mar’: ¿De dónde proviene este canto por la libertad de Palestina?

¿Has escuchado el canto de ‘Del río al mar’? Las acusaciones de que es un llamado ‘antisemita’ ha causado la censura de la población palestina.

“From the river to the sea, Palestine will be free”.

¿Qué significa el canto “Desde el río hasta el mar, Palestina en libertad” para los palestinos que lo dicen? ¿Y por qué las personas pro Palestina siguen usando el eslogan a pesar de la controversia que recientemente rodea su uso?

Como estudiosa de la historia de Palestina que forma parte de la diáspora palestina, observo que esta frase tiene décadas de antigüedad y está cobra nueva vida –y escrutinio– en las masivas marchas pro palestinas en Estados Unidos y en todo el mundo que están ocurriendo desde que comenzó una nueva escalada de violencia en la que Israel ha lanzado bombardeos diarios y continuos durante más de un mes contra la Franja de Gaza, como represalia a un ataque del grupo de milicia Hamás del pasado 7 de octubre.

Grupos proisraelíes, incluida la Liga Antidifamación (ADL) con sede en Estados Unidos, han asegurado que esta frase es “antisemita“. Incluso ha llevado a una inusual censura en contra de la legisladora de la Cámara de Representantes, Rashida Tlaib, la única miembro palestina-estadounidense del Congreso de Estados Unidos, por usar la frase.

Pero para Tlaib, y para muchos otros, la frase no es antisemita en absoluto. Más bien, es, en palabras de esta legisladora, “un llamado a la libertad, los derechos humanos y la coexistencia pacífica”.

No podríamos hablar de lo que hay en el corazón de cada persona que usa la frase. Pero puedo hablar de lo que la frase tiene significado para varios grupos de palestinos a lo largo de la historia y de la intención detrás de la mayoría de las personas que la usan hoy.


En pocas palabras, la mayoría de los palestinos que utilizan esta frase lo hacen porque creen que, en diez breves palabras, resumen sus vínculos personales, sus derechos nacionales y su visión de la tierra que conocen como Palestina. Y si bien los intentos de vigilar el uso del eslogan pueden provenir de un lugar de preocupación genuina, existe el riesgo de que tachar el eslogan de antisemita –y por lo tanto inaceptable– aproveche una historia más larga de intentos de silenciar las voces palestinas.

Es una expresión de vínculos personales.

Una de las razones del atractivo de la frase es que habla de los profundos vínculos personales de los palestinos con la tierra. Desde hace mucho tiempo se identifican –y entre sí– por la ciudad o aldea de Palestina de donde proceden.

Y esos lugares se extendían a lo largo de la tierra, desde Jericó y Safed, cerca del río Jordán, en el este, hasta Jaffa y Haifa, en las costas del mar Mediterráneo, en el oeste.

Estos lazos profundamente personales se transmitieron de generación en generación a través de la vestimenta, la cocina y las sutiles diferencias en los dialectos árabes que son específicos de lugares dentro de Palestina.

Y esos vínculos continúan hoy. Los hijos de personas refugiadas y nietos de palestinos a menudo sienten una conexión personal con los lugares específicos de donde procedían sus antepasados.

‘Del río al mar’: Una demanda de derechos nacionales

Pero la frase no es simplemente una referencia a la geografía. Es político.

“Del río al mar” también busca reafirmar los derechos nacionales de los palestinos sobre su patria y el deseo de que una Palestina unificada forme la base de un Estado independiente.

Cuando Palestina estuvo bajo dominio colonial británico de 1917 a 1948, sus habitantes árabes se opusieron firmemente a las propuestas de partición defendidas por los intereses británicos y sionistas. Esto se debe a que, profundamente enterradas en las propuestas, había estipulaciones que habrían obligado a cientos de millas de árabes palestinos a abandonar sus tierras ancestrales.

En 1946, la Delegación de Gobiernos Árabes propuso en cambio un “Estado unitario” con una “constitución democrática” que garantizaría la “libertad de práctica religiosa” para todos y reconocería “el derecho de los judíos a emplear el idioma hebreo como segundo idioma oficial”.

Al año siguiente, las Naciones Unidas aprobaron un plan de partición para Palestina, que habría obligado a 500 mil árabes palestinos que vivían en el Estado judío propuesto a elegir entre vivir como minoría en su propio país o marcharse.

Es en este contexto que surge el llamado a una Palestina unificada e independiente, según el estudioso árabe Elliott Colla.

Durante la guerra de 1948 que dirigió a la formación del Estado de Israel, alrededor de 750 mil árabes palestinos huyeron o fueron expulsados de sus pueblos y ciudades. Al final de la guerra, Palestina se dividió en tres: el 78 por ciento del territorio pasó a formar parte del Estado judío de Israel, mientras que el resto quedó bajo dominio jordano o egipcio.

Los refugiados palestinos creían que tenían derecho a regresar a sus hogares en el nuevo Estado de Israel. Los líderes israelíes, tratando de mantener la mayoría judía del estado, intentaron reasentar a los refugiados lejos. Mientras tanto, en la década de 1950 surgió en Occidente una narrativa que afirmaba que las reivindicaciones políticas de los palestinos eran inválidas.

La visión de futuro de los palestinos

Los palestinos tenían que encontrar una manera de hacer valer sus derechos nacionales y diseñar una visión alternativa para la paz. Después de que Israel ocupó Cisjordania, Jerusalén Oriental y la Franja de Gaza en la guerra árabe-israelí de 1967, el llamado a una Palestina libre “desde el río hasta el mar” comenzó a ganar fuerza entre quienes creían que toda la tierra palestina ocupada por Israel debía ser devuelta a la población palestina.

Pero pronto también pasó a representar la visión de un Estado democrático secular con igualdad para todos.

En 1969, el Consejo Nacional Palestino, el máximo órgano de toma de decisiones de los palestinos en el exilio, pidió formalmente un “Estado democrático palestino” que fuera “libre de todas las formas de discriminación religiosa y social”.

Esta siguió siendo una visión popular entre los palestinos, incluso cuando algunos de sus líderes avanzaban poco a poco hacia la idea de establecer un Estado palestino truncado junto a Israel en Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Oriental.

Muchos palestinos se mostraron escépticos ante esta solución de dos Estados. Para los refugiados exiliados desde 1948, una solución de dos Estados no les permitiría regresar a sus ciudades y pueblos en Israel. Algunos ciudadanos palestinos de Israel temían que una solución de dos Estados los dejaría aún más aislados como minoría árabe en un Estado judío.

Incluso los palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza –los que más ganarían con una solución de dos Estados– se mostraron tibios ante la idea. Una encuesta de 1986 encontró que el 78 por ciento de los encuestados “apoyaba el establecimiento de un Estado palestino democrático y secular que abarcara toda Palestina”, mientras que sólo el 17 por ciento apoyaba dos estados.

Eso ayuda a explicar por qué el llamado a una Palestina libre “desde el río hasta el mar” se volvió popular en los cánticos de protesta de la Primera Intifada, o levantamiento palestino, de 1987 a 1992.

En particular, Hamás, un partido islamista fundado en 1987, no utilizó inicialmente “del río al mar”, probablemente debido a los vínculos de larga data de la frase con el nacionalismo secular palestino.

Palestina e Israel: ¿Dos estados o uno?

La firma de los Acuerdos de Oslo en 1993 llevó a muchos a creer que una solución de dos Estados estaba a la vuelta de la esquina.

Pero a medida que las esperanzas de una solución de dos Estados se desvanecieron, algunos palestinos volvieron a la idea de un Estado único y democrático desde el río hasta el mar.

Mientras tanto, Hamás reconoció el lema y añadió la frase “del río al mar” en su carta revisada de 2017. El lenguaje fue parte de esfuerzos más amplios de Hamás para ganar legitimidad a expensas de su rival secular, Fatah, que muchos consideraron que le había fallado al pueblo palestino.

Hoy en día, amplios sectores de palestinos todavía favorecen la idea de igualdad. Una encuesta de 2022 encontró un fuerte apoyo entre los palestinos a la idea de un Estado único con iguales derechos para todos.

¿El canto de Palestina Libre es una frase ofensiva?

Quizás influidos por el uso de la frase por parte de Hamás, algunos han afirmado que se trata de “un llamado genocida”, lo que implica que el fin del lema es pedir que Palestina esté “libre de judíos”. Es comprensible de dónde provienen esos temores, dados los ataques de Hamas el 7 de octubre que mataron a mil 200 personas, según el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí.

Pero el original árabe, “Filastin hurra”, significa Palestina liberada. “Libre de” sería una palabra árabe completamente diferente.

Otros críticos del lema insisten en que, al negar el derecho de Israel a existir como Estado judío, la frase en sí es antisemita. Según esa forma de pensar, los manifestantes deberían, en cambio, pedir un Estado palestino que exista junto a Israel, y no uno que lo reemplace.

Pero esto aparentemente ignoraría la realidad actual. Existe un fuerte consenso académico en que una solución de dos Estados ya no es viable. Sostienen que el alcance de la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania y las condiciones económicas en Gaza han carcomido la cohesión y viabilidad de cualquier Estado palestino imaginado.

Atacar el cántico demoniza a la población palestina

Hay otro argumento contra el uso del eslogan: que si bien no es antisemita en sí mismo, el hecho de que algunos judíos lo vean de esa manera –y como tal lo vean como una amenaza– es suficiente para que la gente abandone su uso.

Pero sostengo que tal argumento privilegiaría los sentimientos de un grupo sobre los de otro. Y corre el riesgo de demonizar y silenciar aún más las voces palestinas en Occidente.

Durante el último mes, Europa ha visto lo que los defensores de Palestina describieron como una " represión sin precedentes” contra su activismo. Mientras tanto, personas en todo Estados Unidos informan sobre discriminación, represalias y castigos generalizados por sus opiniones pro palestinas.

El 14 de noviembre, la Universidad George Washington suspendió al grupo estudiantil Estudiantes por la Justicia en Palestina, en parte porque el grupo proyectó el lema “Palestina libre del río al mar” en la biblioteca del campus.

‘Desde el río hasta el mar’: un mensaje sin plataforma política

Nada de esto quiere decir que la frase “Desde el río hasta el mar, Palestina será libre” no tenga múltiples interpretaciones.

Los propios palestinos están divididos sobre el resultado político específico que desean ver en su patria.

Pero se pierde el punto. La mayoría de los palestinos que utilizan este cántico no lo consideran una defensa de una plataforma política específica o una pertenencia a un grupo político específico. Más bien, la mayoría de las personas que utilizan la frase la ven como una visión basada en principios de libertad y convivencia.

*Para leer la nota en idioma original, haz clic aquí.

*Escrito por Mahar Nassar, profesora asociada en la School of Middle Eastern and Nort African Studies, Universidad de Arizona.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

También lee: