Mundo

Si Israel ‘eliminara por completo’ a Hamás, ¿qué pasará con Gaza?

El Ejército de Israel planea una incursión terrestre en Gaza, gobernada por la milicia de Hamás, en una guerra que se ha extendido por décadas.

Sin contar las escaramuzas transfronterizas periódicas, Israel ha librado tres grandes guerras contra Hamás desde que retiró sus fuerzas de Gaza en 2005: en 2008, 2014 y 2021. Cada una de ellas implicó incursiones terrestres limitadas, con soldados israelíes en Gaza durante unos quince días.

En las últimas dos semanas, Israel ha reunido una enorme fuerza para montar otra invasión terrestre en represalia por los ataques transfronterizos de Hamás que mataron a unos mil 400 israelíes el 7 de octubre. Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han llamado a filas a todo su cuerpo blindado: más de 1 mil tanques. Alrededor de 360 mil reservistas también se unirán al personal de tiempo completo de la fuerza de alrededor de 170 mil.

La operación se perfila como la más grande de Israel desde su invasión del Líbano en 1982, que tenía como objetivo expulsar a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de su base allí. Los israelíes lograron ese objetivo. Pero una consecuencia imprevista de esa guerra fue el desarrollo de la organización militante chiíta Hezbolá. Con el apoyo y la tutela de Irán, Hezbolá se ha convertido en un enemigo mucho más fuerte para Israel de lo que nunca había sido la OLP.

Es una verdad de Perogrullo que las guerras tienen consecuencias no deseadas. Y en el conflicto actual con Hamás, no está claro cuál podría ser el final del juego para Israel.

¿Por qué es tan arriesgada una invasión terrestre?

Las dificultades de un ataque terrestre en Gaza son bastante claras. Luchar calle a calle en un entorno confinado y altamente urbanizado será terriblemente difícil para las fuerzas de Israel. Hamas también tiene la ventaja de una extensa red de túneles de hasta 500 kilómetros de longitud, lo que permite a sus militantes atacar y luego desaparecer.

Israel puede contrarrestar estos desafíos hasta cierto punto con el uso de robots y drones. Pero la tecnología de visión nocturna será ineficaz en la oscuridad total de los túneles, ya que estos dispositivos requieren una luz ambiental tenue para funcionar.


Israel también ha advertido a los aproximadamente 1,1 millones de civiles en la mitad norte de Gaza que se trasladen a la mitad sur. En total, Naciones Unidas dice que alrededor de 1,4 millones de personas en Gaza han sido desplazadas hasta ahora en el conflicto, y casi 580 mil se han refugiado en refugios de la ONU.

No está claro cuántas personas siguen en el norte. Israel ha advertido de que los que se queden podrían ser clasificados como simpatizantes de “una organización terrorista”.

Inevitablemente, habrá terribles víctimas civiles. No todo será necesariamente culpa de las FDI, pero la posición predeterminada de la región y de aquellos en la comunidad global que se oponen a la acción de Israel será culpar a Israel.

Otro desafío son los aproximadamente 200 rehenes tomados por Hamás durante su incursión en Israel. Hamás dice que los ha extendido por Gaza. Es casi seguro que algunos estarán en la zona de guerra del norte. Hamás afirma que 22 personas ya han muerto por las bombas israelíes. Algunos familiares de los rehenes critican al gobierno de Netanyahu por no dar suficiente prioridad a la liberación de sus seres queridos.

Cuando los combates se detienen: no hay buenas opciones

No está claro qué piensa hacer Israel si ha asegurado la mitad norte de Gaza. La franja costera ya se enfrenta a una situación humanitaria “catastrófica”, ha relatado la ONU. Y en cuanto a la administración del territorio, hay pocas buenas opciones.

1) Una reocupación militar de Gaza, como hizo Israel entre 1967 y 2005.

Esto constituiría una enorme carga militar y expondría al personal de las FDI a la violencia y el secuestro. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha advertido que la reocupación sería un gran error.

2) Eliminar a los altos dirigentes de Hamás, declarar la victoria y luego marcharse.

Es casi seguro que esa victoria sería a corto plazo. Otros miembros de bajo nivel de Hamás se enorgullecerían de presentarse para reconstituir el grupo. U otro grupo, como la Yihad Islámica Palestina, podría llenar el vacío. Israel no sería capaz de controlar quién o qué podría ser esa entidad.

3) Pedir al partido laico Fatah que ahora controla la Autoridad Palestina en Cisjordania que tome el control de Gaza.

Eso es difícilmente viable. Fatah perdió una guerra civil ante Hamas en 2007 y no hay indicios de que el regreso de la Autoridad Palestina sea aceptable para los palestinos allí. Además, el líder de la autoridad, Mahmoud Abás, fue elegido para un mandato de cuatro años en 2005 y todavía está en el cargo. Como tal, carece de legitimidad, incluso en Cisjordania.

4) Administración de Gaza por líderes locales no alineados.

Esto es una quimera. Incluso si se pudieran encontrar tales cifras, es casi seguro que los habitantes de Gaza los verían como colaboradores de los israelíes, dado que su papel sería mantener bajo control a los partidarios de la línea dura de la franja.

5) Administración de Gaza por una fuerza árabe no palestina.

Una vez más, esto no es factible. Los líderes de los posibles contribuyentes árabes a una fuerza de este tipo, como Egipto, Jordania o Arabia Saudita, no querrían que se viera que vigilan a los palestinos en nombre de Israel.

6) Administración de Gaza por una fuerza no árabe o de las Naciones Unidas.

Dados los enormes riesgos, es muy difícil ver a algún país no árabe adoptando esta idea. Una fuerza de paz de la ONU requeriría no solo la aprobación israelí, sino también una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en un momento en que Rusia y China rara vez están de acuerdo con los tres miembros permanentes occidentales.

Israel también sostiene que Hezbolá ha impedido que la fuerza de paz de la ONU en el Líbano lleve a cabo su mandato, impidiéndole detener los ataques de los militantes. Después de los ataques de Hamas, es poco probable que Israel confíe su seguridad a las fuerzas de mantenimiento de la paz con pocos incentivos para arriesgar sus vidas por su bien.

‘Cortar el césped’

Durante demasiado tiempo, Israel ha creído que el embrollo de Gaza podría contenerse. Sin embargo, la población ha crecido tanto que ya no es así.

Con una tasa de crecimiento de poco más del 2 por ciento anual, se espera que su población sea de tres millones en 2030.

Gaza también es increíblemente joven, con una edad media de 19.6 años, en comparación con el promedio mundial de 30.5. Casi la mitad de la población adulta está desempleada, y los palestinos de Gaza tienen cuatro veces más probabilidades de vivir en la pobreza que los de Cisjordania. Esta es una receta para la agitación social y la radicalización.

Como señalaron dos periodistas israelíes, Efraim Inbar y Eitan Shamir, en un perspicaz análisis de la guerra de Gaza de Israel en 2014, el ejército israelí describe sus ataques contra Gaza como “cortar la hierba”, es decir, actuar para castigar severamente a Hamás por su comportamiento agresivo y la degradación de sus capacidades militares.

El objetivo era alcanzar objetivos políticos y militares realistas y, por lo tanto, limitados. Formaba parte de una estrategia a largo plazo de desgaste, que tendría un efecto disuasorio temporal a fin de crear períodos de calma a lo largo de la frontera.

Eliminar a Hamás por completo, dijeron los autores, no era un “objetivo militar alcanzable”.

Incluso si se puede poner fin al gobierno de Hamas, las alternativas son el gobierno israelí, el gobierno de grupos más radicales o el caos.

Contra un enemigo implacable, bien atrincherado y no estatal como Hamas, Israel simplemente necesita “cortar la hierba” de vez en cuando para degradar las capacidades del enemigo.

Desde una perspectiva humanitaria, esta frase es objetable. La pregunta, ahora, es si el presidente israelí Benjamin Netanyahu intentará una estrategia diferente esta vez. Lo sabremos en las próximas semanas.

*Escrito por Ian Parmeter, investigador del Centro de Estudios Árabes e Islámicos, Universidad Nacional de Australia.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

También lee: